Selaya es sobaos y cubos heráldicos. Casi nada.

Volvemos a los Valles Pasiegos, en Cantabria. Hemos estado ya de la mano de los excelentes artículos de Carmen del Río, del equipo de El Viajero Accidental.

Esta vez volvemos para hacer un recorrido por la historia, gastronomía y naturaleza de algunas de sus villas.

 

 

 

Desde Santiurde de Toranzo hasta la naturaleza de los valles.

Nuestro recorrido en coche empieza en el municipio de Santiurde de Toranzo, donde paramos en concreto en la pedanía de Iruz.

Para describirlo bien, es necesario llegar por la N-623 y tomar la CA-270. Iruz está casi de inmediato tras dejar la antigua carretera nacional que une la Meseta con Cantabria por el puerto de El Escudo.

A partir de ahí, seguimos la CA-270 en dirección a Villacarriedo, pero nosotros nos desviamos para llegar a Selaya por los pueblos de Villafufre, Tezanos y Barcenilla. Un recorrido de más curvas, pero para nuestro gusto más bello.

Y tras recorrer Selaya, tomamos la CA-264 en dirección a San Roque de Riomiera, pasando por el Alto del Caracol.

 

Iruz: arte y un ilustre músico cántabro.

Estamos en el municipio de Santiurde de Toranzo, y más en concreto en Iruz.

Es Santiurde municipio que está ya en la comarca de los Valles Pasiegos y tiene mucho que ver, como indica este panel informativo que hay en Iruz y que reproducimos.

Y tiene Santiurde un personaje ilustre que nació allí, Francisco Gómez de Quevedo Villegas y Santibáñez Cevallos, poeta del Siglo de Oro.

 

 

Hay varias villas, o pueblos, que conforman el municipio de Santiurde de Toranzo. En concreto 9: Acereda, Bárcena de Toranzo, Iruz, Pando, Penilla de Toranzo, San Martín de Toranzo, Santiurde de Toranzo (capital), Vejorís, y Villasevil. La estructura típica en Cantabria de municipio, pueblos y dentro de estos los barrios.

Nosotros nos adentramos en Iruz para visitar el monasterio de Nuestra Señora del Soto.

Construido en el siglo XVII sobre una iglesia de arquitectura gótica, manteniendo una torre del siglo XVI. Es un conjunto clasicista, con iglesia de planta de cruz latina, transepto bien marcado y cabecera plana, y está cubierta con bóvedas de arista excepto en el crucero, cubierto con una bóveda de media naranja.​

 

 

 

 

Y en Iruz nos encontramos con una sorpresa.

El reconocimiento al músico santanderino Juan Carlos Calderón. Una estatua, tocando el piano claro, y un panel informativo glosando su vida.

¿Por qué aquí en Iruz precisamente este recuerdo al músico nacido en Santander? Su familia tuvo una casa allí desde 1998 hasta poco después de su muerte y le encantaba ir en verano. Un muy bonito gesto de los vecinos y el ayuntamiento.

Impresionante carrera la de Juan Carlos Calderón entre el jazz y el pop, entre España y los EEUU, repleta de éxitos, como intérprete, compositor y productor. En estas dos últimas actividades triunfó en EEUU tanto o más que en España.

Los que tenemos cierta edad recordamos sus composiciones para Mocedades, por ejemplo. Pero en su actividad de productor y compositor trabajó en España con Serrat, Aute, Cecilia, Nino Bravo, entre otros.

En EEUU su relación con el famoso trompetista y propietario de la compañía discográfica A&M, Herb Alpert, le llevó a componer y producir para numerosos artistas latinos y anglosajones.

 

 

 

Selaya es sobaos y cubos heráldicos, y vamos ya para allá.

Como explicamos al principio, continuamos por la CA-270 en dirección a Villacarriedo, pero nos desviamos por Villafufre, Tezanos y Barcenilla, de tal manera que llegamos a Selaya por el oeste, no por el norte que es donde está Villacarriedo.

Por cierto, hemos pasado ya por Bárcena de Toranzo y por Barcenillas. Y cualquiera que vaya a Cantabria se preguntará por qué hay tantas bárcenas.

¿Qué son las bárcenas? Según la RAE: lugar llano próximo a un río, el cual lo inunda, en todo o en parte, con cierta frecuencia. Se cree que procede de la voz prerromana “bargina” y deriva de “barga” (campo inundado).

 

Estamos ya en Selaya, primero las cuestiones de comer.

Es famosa Selaya, con razón, por dos productos que van asociados a los Valles Pasiegos.

Nos referimos a los sobaos y las quesadas. La leche y sus derivados, producto de las omnipresentes vacas, están detrás de ambos.

Y tiene por tanto todo el sentido que la Asociación Frisona de Cantabria (asociación de ganaderos de Cantabria que toma el nombre de la variedad de vaca lechera) celebre anualmente una cata que premia tres categorías: queso, sobao y quesada.

En 2021 el ganador en la categoría sobao ha sido El Macho, de Selaya. Y en categoría quesada ha sido Casa Carral, en este caso de Torrelavega y de la que hemos de decir que nosotros somos fan.

En Selaya se concentran nombres legendarios en la elaboración de estos dulces pasiegos. Los muy conocidos Casa El Macho, Joselín, El Andral, amén de otros obradores más pequeños.

Nuestro amigo y santanderino de toda la vida (STV) Luis Fernández del Campo (viajero digital) nos recomendó probar esta vez El Andral. Aquí abajo su obrador, en el bajo de la casa, y que además de hacer sobaos y quesadas excelentes, exhibía una serie de pinturas de un artista local sobre los paisajes de los valles.

 

 

Y ahora en Selaya, su patrimonio.

Estamos efectivamente en Selaya, la Sel del Haya. El sitio que está limpio de maleza y donde se recoge el ganado que pasta en el monte (Sel) y donde abundan las hayas.

Esta villa, oficiosa cuarta villa pasiega con las tres oficiales (Vega de Pas, San Roque de Riomiera y San Pedro del romeral), tiene un notable patrimonio arquitectónico.

Nosotros nos vamos a centrar en dos construcciones que nos llamaron poderosamente la atención: el rollo y los cubos heráldicos. Tanto unos como otros son Bien de Interés Cultural desde abril 2002.

En concreto hay en la localidad 12 cubos heráldicos situados en las casas a las que cercan sus muros. El rollo está situado concretamente en la calle Soledad y es la foto de portada de este artículo.

Tanto el rollo como los cubos tienen una forma cilíndrica muy característica.

Si tomamos como ejemplo el rollo heráldico, para explicar su contenido y función, se compone de 3 secciones: la inferior que es un humilladero (solo existente en el caso del rollo), la central que muestra las armas de la casa propietaria (en el caso del rollo se trata de la casa de Sámano y alianzas) y la superior que incluye pináculos y una cúpula.

¿Cuál se cree que es su origen? Puesto que normalmente se encuentran en los ángulos o en los muros que cercan las casonas, son un vestigio de las construcciones defensivas de las casonas o torres que defendían los caminos.

A nosotros nos recordaron mucho a los rollos de justicia o picotas que se pueden encontrar en Castilla y León. En concreto nosotros los hemos admirado por ejemplo en Calatañazor y en Berlanga de Duero, aunque evidentemente su fin era distinto y estaba ligado al estatus (villazgo) de la población.

 

 

 

El Palacio de Donadío.

En el centro de la villa destaca el Palacio de Donadío. Este palacio es de finales del siglo XVI, principios del XVII. Su estilo, el de los Palacios Madrileños en Cantabria al comienzo del siglo XVII.

Destaca especialmente la torre defensiva medieval, el muro que lo rodea y una portalada muy elaborada.

 

 

 

 

 

 

 

Y para terminar, una vista de la naturaleza pasiega.

Nosotros partimos de Selaya tomando la CA-264, dirección San Roque de Riomiera. Y más allá, proseguimos hacia Liérganes. Pero esa es otra visita, otro recorrido que contaremos no dentro de mucho.

Ese recorrido desde Selaya hacia San Roque es en sí mismo una auténtica maravilla. Una ascensión hasta llegar al Alto del Caracol, dejando a los lados valles de enorme belleza, de diferentes tonalidades de verde, punteados de casas, cabañas y vacas, claro.

Un poco más abajo del alto nos detuvimos para admirar la naturaleza de estas montañas.

 

 

 

 

 

 

Hasta aquí nuestro recorrido por algunos sitios escogidos en Santiurde de Toranzo y Selaya.

¡Volveremos en breve a escribir sobre Cantabria, más lugares, más cosas a descubrir!

 

Más sobre los Valles Pasiegos y sobre Cantabria en El Viajero Accidental:

 

 

 

 

Nota del autor: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

Print Friendly, PDF & Email