Cuando era pequeña siempre me llamaba la atención aquel monte que veía desde casa de mi abuela, en la Ría de Ferrol. Se trataba de Montefaro y supongo que me intrigaba por aquellas torretas que se veían y que me contaron mis mayores que eran los repetidores de televisión que daban señal a la zona. Lo que no sabía por aquel entonces era que en Montefaro había un mirador desde el que se contempla una de las mejores, sino la mejor, vista panorámica de la Ría de Ferrol.

Fue hablando con Patricia Casal Castro, técnico de turismo de Mugardos, durante la grabación del podcast que dedicamos a la Ría de Ferrol y a la península de Bezoucos cuando caí en la cuenta de que tenía pendiente ir a descubrir las vistas que alberga el mirador de A Bailadora.

Todo lo que abarca la Ría de Ferrol es quizá una de las zonas más desconocidas de Galicia y es una verdadera lástima. Por ello hoy nos vamos hasta la península de Bezoucos formada por Mugardos y Ares, para subir hasta Montefaro, a 266 metros de altura, y contemplarla desde el mirador de A Bailadora, en la parroquia de Cervás en el concello de Ares. En un primer plano contemplamos la Real Villa de Mugardos y al fondo la ciudad departamental de Ferrol.

Para llegar a este mirador de A Bailadora, yendo por la carretera de La Palma (AC- 133) una vez pasado Mugardos, cogeréis un desvío a la izquierda en el que pone Mirador de A Bailadora y Monasterio de Santa Catalina (del que tenemos pendiente hablaros) y a partir de ahí está indicado de forma que llegaréis sin problema.

El mirador de A Bailadora nos facilita entender cómo son las Rías Gallegas y cómo dentro de muchas de ellas, a su cobijo, se han ido estableciendo muchas poblaciones. No se trata de lugares “a mar abierto” sino de localidades ubicadas en zonas protegidas del Océano Atlántico por la orografía de la propia ría, que las resguarda. Y esa misma forma de las rías es la que provoca que para ir de una población a otra por carretera haya que hacer bastantes kilómetros porque es imposible trazar una carretera más o menos recta. Por eso, tradicionalmente esos núcleos de población que se encuentran en una misma ría se comunicaban mediante transporte marítimo. Es el caso de las populares lanchas de Ferrol a Mugardos, de Ferrol a Barallobre y Maniños, de Vigo a Cangas… de hecho ésta última se mantiene como transporte regular a día de hoy.

Desde el mirador es fácil comprender cómo la Ría de Ferrol estaba defendida por los castillos de San Felipe y A Palma y por qué gracias a esas fortificaciones militares el acceso por mar a Ferrol adquirió la importancia estratégica que tuvo desde la Edad Moderna. Si bien para ser totalmente correctos habría que hablar de un triángulo defensivo, “o triángulo de fogo”, del que formaba parte también el Castillo de San Martín, que ya no existe hoy en día. Sobre este tema entramos en más detalle en el artículo que dedicamos al Castillo de La Palma.

En este vídeo, aparte de escuchar cómo sopla el viento, podemos contemplar las maravillosas vistas de las que os hablamos:

 

Como muestra de la importancia estratégica de todo este entorno, en el propio mirador nos encontramos las antiguas baterías militares de Montefaro, baterías antiaéreas, como parte de un entramado defensivo más amplio compuesto también por túneles y dependencias militares. Realmente fueron construidas en el siglo XVIII como baterías costeras para la defensa de la entrada de la ría y remodeladas posteriormente para convertirlas en baterías antiaéreas.

 

Encontramos garitas, bunkers y túneles que los comunican. Están abandonadas desde que el ejército dejó la zona. Durante la Guerra Civil la batería de Montefaro estuvo dotada de 4 cañones antiaéreos tipo Vickers, de 105 mm, de los que se conserva el orificio en el que iban enclavados. En alguna de las fotografías se puede observar la estratégica posición que ocupaban. Los cañones Vickers fueron una pieza fundamental para la artillería naval.

En los días claros desde este monte podemos divisar Malpica hacia un lado y Ferrol hacia el otro, teniendo en cuenta que ambos puntos distan en la costa unos 50 km es fácil entender la importancia de este enclave y por qué las óptimas condiciones defensivas de esta ría convirtieron a Ferrol desde los tiempos de Felipe II en un punto estratégico para la Real Armada Española.

 

Como habéis podido comprobar estamos hablando de un lugar que debéis incluir si os animáis a visitar las Rías Altas y hacéis un recorrido por Ferrolterra.

Creo que no me ciega el cariño que le tengo a toda esta comarca porque mi sangre sea de aquí… ¡las imágenes dejan claro que merece la pena!

El Viajero Accidental seguirá recorriendo Galicia de cabo a rabo y seguiremos contándolo. Eso sí… como os decimos siempre: conozcamos Galicia con sentidiño.

¡Hasta pronto!

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

 

MÁS ARTÍCULOS PUBLICADOS SOBRE FERROLTERRA:

OTRAS ACTIVIDADES A REALIZAR EN LA ZONA:

Print Friendly, PDF & Email