Nos vamos hasta Ferrolterra para acercarnos al concello de Moeche, que se encuentra en la parte norte de la provincia de A Coruña. Este municipio tiene dos zonas claramente diferenciadas, una parte montañosa al norte y otra zona de valle hacia el sur y sureste. En este zona de valle, concretamente en la parroquia de San Xurxo, se encuentra nuestro destino: el castillo de Moeche, bajo cuya sombra ha crecido la historia de esta localidad. 

La fortaleza de Moeche fue construída por Fernán Pérez de Andrade “O Bo” a finales del siglo XIV en el valle de Moeche. Actualmente este castillo es propiedad de la Casa de Alba que la tiene cedida temporalmente al Concello de Moeche.

 

Cuando hablamos de los castillos de la ría de Ferrol hablábamos de un triángulo defensivo, el triángulo de fuego, formado por los castillos de La Palma, de San Felipe y el desaparecido de San Martín. Pues resulta que en el caso de la comarca del río Eume hablamos también de un triángulo de defensa formado por las fortalezas de Vilalba, Andrade y Narahío con el castillo de Moeche en el centro.

Ría de Ferrol entre castillos
Ría de Ferrol protegida entre castillos

Para darle al Castillo de Moeche su papel en la historia debemos situarnos en el siglo XV.

Entre 1467 y 1469 tuvo lugar la gran revuelta irmandiña, la que se conoce como la mayor revuelta social europea del siglo XV. El pueblo se levantó contra los nobles. Ejércitos de campesinos, burgueses e hidalgos se enfrentaron contra algunos de los nobles más poderosos de Galicia.

Pero vamos a situarnos varios años antes de esta revuelta, concretamente en 1431, cuando se formó la Hermandad Fusquenlla. Lo que provoca su creación es el mal trato que Nuño Freire de Andrade, apodado “o Mao”, daba a sus vasallos. La Irmandade Fusquenlla inició su actividad en el año 1432 por tierras de Betanzos y Pontedeume con el hidalgo Roi Xordo al frente, protagonizando en realidad la primera revuelta irmandiña. Fue el primer aviso del descontento de la población con la nobleza por sus abusos. Supuso un movimiento revolucionario en el que el pueblo se levantó contra la tiranía y el maltrato de la nobleza feudal.

 

¿Quién era Roi Xordo? Un hidalgo de la Casa de los Andrade. Era un hombre de la tierra, un hidalgo de baja categoría. La teoría más extendida es que nació en Ferrol aunque hay quien dice que fue en A Coruña. Roi Xordo fue el líder de una fuerza de unos 3.000 hombres que se levantaron contra el Señor Nuno Freire de Andrade. Estamos hablando en realidad, como decíamos, de la primera revuelta irmandiña. Para enfrentarse a O Mao se dirigieron al Castillo de Moeche. Pero al llegar a su destino se llevaron una desagradable sorpresa: El Malo había huido al Castillo de los Andrade en Pontedeume para evitar ser acorralado. No se lo tomaron bien y su reacción fue incendiar y derrumbar el Castillo de Moeche. El pueblo estaba harto de los abusos de la nobleza y destruyeron la fortaleza que los resguardaba.

Roi Xordo falleció cuando la Irmandade Fusquenlla fue derrotada en Pontedeume en 1437.

En estas dos fotografías podemos contemplar el Castelo de Andrade, en Pontedeume, en el que se refugió Nuño Freire de Andrade al escapar de Moeche.

 

La revuelta irmandiña fue completamente sofocada en 1469. En ese momento Pedro Álvarez de Osorio, Conde de Lemos, obligó a los irmandiños a reconstruir el castillo de Moeche. Los vasallos fueron obligados a contribuir con dinero y con trabajo. Las obras fueron dirigidas por maestros canteros de Vizcaya. Si os fijáis en la bóveda y en el corredor de la torre aún podemos encontrar las marcas de cantero que los identificaban.

Marcas de cantero

Estamos hablando de un castillo que ha conocido etapas de construcción y destrucción. Sufrió el abandono desde finales del siglo XVIII. A finales del siglo XIX, concretamente en 1890, hubo un nuevo intento de acabar con este castillo. En este caso por parte de la Casa de Alba que quiso subastarlo como “piedra del montón” por un valor entre 2000 y 3000 reales. Aquí la población volvió a tener un papel importante porque fue la presión popular la que consiguió que la subasta se suspendiera “in extremis” y el castillo no desapareciera. Desde finales del siglo XX el Concello de Moeche abordó su rehabilitación.

Y ahora hablemos del castillo en sí. Una de las primeras cosas que llaman la atención cuando te acercas a conocerlo es su ubicación. Se encuentra en un valle y no en alto como es lo habitual. Fijaos por ejemplo en las fotos que os hemos mostrado del castillo de Andrade. El Castillo de Moeche es de planta poligonal, concretando más es una planta octogonal irregular. Se conserva en muy buen estado la torre del homenaje y el patio de armas.

La torre del homenaje es de planta cuadrada y tiene una altura de 18 metros. En ella encontramos 3 escudos grabados: el de la casa de los Enriquez, de los Osorio y de los Valcárcel.

 

 

Según entramos en el castillo contemplaremos el bonito Patio de Armas, también denominado Patio de Honra. Después de la última restauración aún podemos adivinar en el suelo el trazado del castillo primitivo gracias al uso de una piedra diferente. Las marcas de piedra clara señalan por donde discurrían los muros de la fortaleza preirmandiña.

 

Desde este patio de armas accedemos a todas las estancias del castillo: a la derecha estaba la zona de servidumbre, al fondo se encontraban la cocina, las habitaciones y las caballerizas, a la izquierda se situaba la gente de armas y el acceso al paseo de ronda.

 

El paseo de ronda, también conocido en los castillos y fortalezas como adarve, merece un paseo por él. Se accede mediante una escalera helicoidal de cantería. Mientras lo recorres podrás disfrutar de las vistas del valle de Moeche.

 

 

Los muros que conforman el castillo están hechos de mampostería de losa y granito del Forgoselo. Su altura varía entre los 11 y 13 metros y el grosor oscila entre los 3 y los 3,5 metros. En la reconstrucción se tuvieron en cuenta las incipientes técnicas de asedio con artillería. Este desarrollo del arte del asedio en la Baja Edad Media trajo consigo la búsqueda de unos muros mucho más anchos y resistentes. Este es el motivo porque el que se construyen saeteras más profundas. El Castillo de Moeche cuenta con 11 saeteras con ondulaciones sobre el muro en la parte inferior para facilitar el lanzamiento de la flecha. Estas saeteras resultaban muy útiles para apuntar y disparar con mayor precisión y seguridad.

 

Por último me gustaría destacar el foso. En su día debía resultar aún más impresionante, ya que ahora con la vegetación no se aprecia tanto su profundidad. Se encuentra en el lado oeste del castillo y es un foso excavado en la roca.

 

Su castillo se ha convertido en el símbolo más importante de Moeche suponiendo un espacio para exposiciones y un motor para el turismo. Desde el año 1980 se celebra el Festival Irmandiño para conmemorar el levantamiento ocurrido en el siglo XV. Este festival se celebra cada tercer sábado de agosto gracias a la voluntad de sucesivas generaciones de vecinos y personas ligadas al pueblo de Moeche. Se ha convertido en un evento que reúne a los representantes más significativos de la música folk y de la música gallega.

El castillo de Moeche es una de las joyas más emblemáticas de la arquitectura militar de la Edad Media en Galicia.

En la torre del homenaje luce el estandarte que representó al reino de Galicia desde comienzos del siglo XVI hasta 1833 cuando las Cortes de Madrid disolvieron el reino definitivamente.

Para llegar a Moeche lo haremos por la carretera AC-862 que une Ferrol y Ortigueira. En su km. 44, ya en Moeche, nos desviaremos hacia la parroquia de San Xurxo y descendiendo a sólo 3 km encontraremos su castillo.

¡Os recomendamos que os acerquéis a conocerlo! Es una visita que merece la pena tanto por contemplarlo como por su historia.

Seguiremos recorriendo Galicia de cabo a rabo y compartiéndola con vosotros ¡Hasta pronto!

 

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo. No tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”.

 

MÁS EXCURSIONES POR LA ZONA DE FERROLTERRA:

 

MÁS ACTIVIDADES A REALIZAR POR LA ZONA: 

 

Print Friendly, PDF & Email