En la costa de Arteixo, en la provincia de A Coruña, se encuentra un monumento que llama la atención por su originalidad y su tamaño. Se trata de una escultura que es obra de Enrique Saavedra Chicheri. 

Entre las muchas excursiones que podemos realizar si estamos en A Coruña hoy nos vamos a ir hasta Arteixo, una localidad coruñesa que para muchos sólo es conocida por albergar las instalaciones de la empresa textil de Galicia más famosa en todo el mundo.

Allí podemos disfrutar de un Paseo Marítimo que recorre todas las playas y calas de Arteixo. Se trata de una senda azul que nos lleva desde la playa de Sabón hasta la playa de Barrañán en un recorrido de 5,5 kilómetros.

 

En el tramo que discurre entre las playas de Sabón y Repibelo nos encontramos esta escultura también denominada O Vixiador, El Vigilante, y también conocida popularmente como El Mirón.

La localización exacta es en la Rúa dos Casteletes y con este mapa de Google Maps la localizarás sin ninguna duda.

 

 

Monumento al Voyeur

 

El verdadero nombre de esta escultura, la denominación oficial, como decíamos al comienzo es Monumento al Voyeur. Se instaló en el año 2006 como resultado del encargo realizado por Demarcación de Costas para conmemorar la construcción del Paseo Marítimo.

Su autor es Enrique Saavedra López-Chicheri, nacido en Madrid en 1963. Tiene su estudio en la localidad de Cambre en la provincia de A Coruña. Entre otro lugares este artista se formó estudiando soldadura y escultura en hierro en EEUU, concretamente en Los Ángeles en el Santa Monica College Art Department. Estudió también en Barcelona y cursó estudios sobre Escultura Monumental en Exteriores en la Universidad de Siracusa en New York.

Placa Monumento al Voyeur

 

 

La escultura del Monumento al Voyeur consiste en un enorme catalejo de 14 metros y medio de largo. La boca del catalejo tiene un diámetro de 3 metros. Está fabricado en acero corten con una ligera mezcla de cobre dándole un aspecto de óxido para evitar la agresión que provoca el aire proveniente del mar. Tiene un peso de 3500 kg.

El catalejo de O Vixiador o Monumento al Voyeur

 

O Vixiador se completa con una silla de 5 metros de altura de acero galvanizado que nos permite subirnos para convertirnos en mirones y contemplar el horizonte. En la parte inferior divisamos el Océano Atlántico y en la parte superior el cielo, a través de la lente del catalejo. La silla por cierto recuerda a la que tienen los jueces de silla en los partidos de tenis.

Monumento al Voyeur

 

 

Enrique Saavedra ha reconocido en alguna de sus entrevistas que el nombre elegido, Monumento al Voyeur, fue un guiño con humor. En sus propias palabras: «Quise reírme de algo que está mal visto, como lo de ser un mirón, que tiene muy buena prensa, aunque la verdad es que todos lo somos en menor o mayor grado». Y añade: «transmitir al público que, pudiendo mirar todo lo que tenemos alrededor, en ocasiones nos fijamos sólo en un puntito, como el ojo del catalejo, y perdemos de vista todo el resto».

¡Que bien explicado porque teniendo delante el Océano Atlántico en toda su amplitud a la mayoría de los que nos acercamos hasta allí nos hace gracia encaramarnos a la silla y asomarnos al catalejo!

¡Nosotros desde luego sí lo hicimos! Y seguro que hay veces que el espectáculo más divertido sea contemplar a quien en ese momento sube la escalera. Tiene su intríngulis no darte un golpe en la cabeza o en la espalda con el catalejo si subes con demasiada decisión…

 

Como podéis ver El Viajero Accidental sigue recorriendo Galicia de cabo a rabo y compartiéndola con vosotros ¡Hasta pronto!

 

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo. No tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”.

 

OTRAS PUBLICACIONES SOBRE LA ZONA:

 

Print Friendly, PDF & Email