El castillo de Santa Cruz, guardián de la ría de A Coruña

El castillo de Santa Cruz, guardián de la ría de A Coruña

El pasado domingo me llevaron a conocer uno de los baluartes defensivos de la ría de A Coruña: el Castillo de Santa Cruz. Esta fortaleza defensiva está en el ayuntamiento de Oleiros, en un pequeño islote que hoy está unido con tierra firme por una preciosa pasarela de madera.

Fue entonces cuando me enteré de que la cuidad necesitó una red de baluartes defensivos, ante los constantes ataques de distintas armadas enemigas: ingleses, franceses, holandeses… ¡nos tenían hasta el gorro por no hablar de las incursiones de los piratas! Era necesaria una buena defensa por eso en el S. XVI se construye el castillo de San Antón, también en esa época se termina el de Santa Cruz, si bien, a este último, un siglo más tarde se le añaden nuevos pabellones y baluartes. A estas dos fortalezas se le suma, a principios del S XVII, el recinto fortificado de San Diego.

Castillo de San Antón

El Castillo de San Antón inicialmente estaba sobre una isla, pero hoy se encuentra en una península debido a los rellenos portuarios. Se ha convertido en un museo, el Museo Arqueológico e Histórico de A Coruña.

           Castillo de San Diego. Fuente Voz de Galicia

Lamentablemente el castillo de San Diego se demolió en los años sesenta del siglo pasado. Las obras de ampliación de la zona portuaria se lo llevaron por delante y con él la posibilidad de contemplar parte de la historia de A Coruña. Entre ese baluarte defensivo y el de San Antón se tendía una cadena que cerraba el puerto.

¡En fin! Centrémonos ahora en disfrutar del Castillo de Santa Cruz, y para ello comienzo enseñándoos algunas imágenes:

El castillo de Santa Cruz completaba la defensa de la ciudad. Y allí estuvo cuidando de la ría mientras no se terminaron las invasiones marítimas para después permanecer en el olvido hasta que a finales del siglo XIX lo compraron la escritora coruñesa Emilia Pardo Bazán y su marido, quiénes se encargaron de rehabilitarlo para convertirlo en un pazo de veraneo. Una de sus hijas, Blanca -que muere sin descendencia- lo hereda y lo lega a los huérfanos militares.

En los años de la transición el castillo volvió al abandono, hasta que en el año 1989, el ayuntamiento de Oleiros lo compró, lo arregló y convirtió en sede del CEIDA -Centro de Extensión Universitaria y Divulgación Ambiental- y así ahora es el marco donde se celebran jornadas, seminarios, congresos… Hoy en día está declarado Bien de Interés Cultural.

Al estar ubicado en una isla para acceder a él era necesaria una barca o esperar a que la marea estuviese en bajamar, pero desde principios de este siglo podemos visitarlo sin problemas, gracias a la pasarela construida.

Se puede visitar, de lunes a sábado, y el horario depende de la estación del año.

Una vez que atravesamos la pasarela peatonal podemos realizar un paseo perimetral contemplando una bonita vista de A Coruña y también, en los horarios estipulados, se puede entrar en el recinto amurallado. Dentro te vas a encontrar un cuidado jardín que cuenta con plantas y árboles exóticos, el pazo, las caballerizas, un palomar y una capilla.

 

Este pequeño islote es un tesoro y hoy es una delicia visitarlo ¡¡Animaos!!

 

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

Print Friendly, PDF & Email

About the Author:

Leave A Comment