Tui es Camino de Santiago, es ciudad medieval, es ruta judía y fue una de las 7 capitales del Antiguo Reino de Galicia. Pocas ciudades pueden presumir de semejante curriculum. Ubicada al sur de Galicia, apenas separada del territorio portugués por el río Miño, su situación fronteriza ha marcado su carácter.

Recuerdo que cuando era niña ir a Valença do Miño y parar en Tui a dar un paseo era toda una excursión familiar. En aquel entonces pasábamos la frontera por el puente internacional, obra al estilo Eiffel de un ingeniero riojano.

Tui te recibe con el Paseo de la Correderra, peatonal, con suelo de piedra y zonas ajardinadas. Este paseo dispone de un mirador sobre el río con una preciosa escultura, Monumento al Caballo Salvaje.

 

De nuevo hace unos días nos acercamos por la autovía a Tui. Desde hace un tiempo ya dispone de nuevo Puente Internacional, más moderno y amplio pero sin el encanto del primer puente. Nuestro interés era conocer el legado judío de Tui, que pertenece desde mediados de 2019 a la Red de Juderías de España, y ya os puedo anticipar que nos encantó.

Para quien no conozca esta localidad al sur de la provincia de Pontevedra, os diré que está emplazada en una colina ubicada junto al río Miño.

Su situación fronteriza propició la construcción de murallas para defenderse de invasiones. De hecho cuenta con dos sistemas amurallados. El primero de ellos es de época medieval con murallas que dibujaban un recorrido irregular y con varias torres defensivas -como A Porta Pía- . El segundo fue construido en la época de las guerras con Portugal, siglos XVII-XVIII, con unas murallas más amplias, que podemos ver desde el paseo fluvial.

          Murallas medievales

El casco histórico de Tui -con su barrio alto y su barrio bajo- es uno de los principales de Galicia, tiene la consideración de Conjunto Histórico Artístico y dentro de él destaca el legado judío.

Nosotros para iniciar nuestra ruta judía en Tui nos dirigimos al Paseo de La Corredera. Una vez allí, caminamos hasta llegar al palco de música. Justo detrás está la calle Obispo Lago, bajamos por esa calle hasta un punto en que la rúa se bifurca. A la derecha hay una pequeña subida, que parece como la entrada a una casa, pero en realidad llegas a la calle Tide ¡Ya estamos en la ruta judía!

 

El primer lugar de interés es A Torre do Xudeu, junto a la cual vivieron varios miembros de la comunidad judía, pero hoy hay que echarle imaginación para visualizarla porque está muy deteriorada.

En nuestro recorrido nos van a acompañar calles estrechas y empedradas durante todo el trayecto. En la ciudad medieval, la comunidad judía tudense estaba integrada con la comunidad cristiana viviendo ambas dentro del burgo sin que se registrasen conflictos. Los judíos de Tui no vivían en un espacio concreto de la ciudad sino que se habían desperdigado por ella, si bien origen -en los S. XII y XIII- sus viviendas se aglutinaban alrededor de la sinagoga, en el barrio de la Oliveira.

Continuando nuestra visita recorreremos la calle Tide que desemboca en un túnel, conocido con el nombre de túnel de “Las encerradas”, ya que se ubica bajo los muros de un convento de monjas de clausura (las Clarisas). Este edificio se construyó sobre un antiguo palacio episcopal, el de la Oliveira. En su construcción integró una de las puertas de entrada a la ciudad, la antigua puerta de acceso al barrio de Oliveira, la llamada Porta da Torre Vella. El túnel de las encerradas es digno de ver.

 

Atravesamos el Túnel de las Encerradas y nos encontramos el lateral del convento, con la catedral al fondo. Estamos en pleno barrio de la Oliveira, que es el nombre que recibía el barrio alto en la Edad Media. En esta zona nos vamos a encontrar con varias edificaciones representativas. La primera, ubicada en la calle de las monjas, es la Casa dos Capeláns. Se trata de una casa con dos ménsulas que soportan el alero de la casa, en ellas se representan dos rostros barbudos en los que se identifican a Moisés y Aarón como los primeros sacerdotes del pueblo de Israel, pero que están bastante erosionados. Muy cerca nos vamos a encontrar con la Casa da botica un antiguo dispensario que se vincula a la importante comunidad criptojudía de Tui. Se tiene constancia documentada de su existencia desde el siglo XVI, y sabemos que servía de vivienda y de local para el negocio de boticario.

 

En el casco medieval se conservan varias viviendas pertenecientes a la comunidad judía. Quizás la más representativa es “La casa de Salomón”, importante mercader del S. XV. La vivienda se organiza en torno a un patio central, quedando la casa abierta al patio, algo inusual en Galicia.

 

En la cúspide del barrio alto se situa la Catedral Fortaleza, de estilo románico y gótico, que proyecta una imagen del poder religioso y señorial de los obispos sobre la ciudad. A lo largo de su construcción se le fueron añadiendo elementos importantes: el claustro gótico que es el mayor claustro medieval en Galicia, la torre de San Andrés y el torreón de Santa Catalina que refuerzan su aspecto de fortaleza. En ese claustro se encuentra esculpido un candelabro judío de siete brazos , una menorá, que da testimonio de la cooperación entre judíos y cristianos.

 

Cerca de la catedral se encuentra el antiguo hospital de pobres y peregrinos. No debemos olvidar que por Tui pasa el camino de Santiago, el Camino Portugués. Este edificio no solo servía de hospital sino que también era oficina para los notarios y en sus bajos se ubicaba la cárcel eclesiástica. Hoy es el Museo Diocesano, en el que podemos contemplar “sambenitos” únicos en España. Los “sambenitos” eran una prenda que el tribunal de la Inquisición ordenaba llevar a los herejes, en señal de penitencia. Los sambenitos que encontramos en Tui corresponden a 14 personas concretas, herejes encausados por la Inquisición. Os hablaremos de estos sambenitos, con más detalle, en otro de nuestros artículos.

 

Continuamos estando en el entorno de la catedral y ahora nos vamos a su parte trasera. Allí nos vamos a sorprender con otro pasadizo similar al túnel de “Las Encerradas”, un túnel que desde la Plaza de la Misericordia nos conduce a una calle medieval, la Rúa Entrefornos.

 

La actual Rúa Entrefornos albergaba la única carnicería judía documentada en Galicia y una cárcel destinada a dos canónigos catedralicios tudenses que cometieron delitos graves.

 

Llega un momento en que nos encontramos con un callejón único y singular: las escaleras de la Tripería.  Sirvieron de sumidero para los despojos de los animales. El gremio de los triperos utilizaba estos despojos para elaborar velas con el sebo y embutidos con la tripa limpia.

 

Si continuamos nuestros descenso llegaremos al paseo fluvial, pero para nosotros es el momento de volver al Paseo de la Corredera ya que cerca de él se encuentran la Sinagoga, diversos tramos de las murallas medievales y la única puerta de entrada al recinto medieval que ha llegado a nuestros días.

 

Como habéis podido comprobar esta ciudad fronteriza con Portugal merece una visita porque está llena de historia y patrimonio. Su casco histórico es el segundo en importancia y extensión de toda Galicia, ya que sólo lo supera el casco histórico de Santiago de Compostela.

¡Galicia tiene mucho por descubrir!

 

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo. No tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

Print Friendly, PDF & Email