Las Meninas son ferrolanas y están en el barrio de Canido

Las Meninas son ferrolanas y están en el barrio de Canido

Hoy regreso a Ferrol, el lugar en el que pasaba mis veranos desde los 5 años y hasta que decidí venirme a vivir a esta tierra de la que estaba enamorada. En la comarca ferrolana he vivido muchos momentos que me hacen concluir que mis veranos de infancia y juventud fueron muy felices. En el barrio de Canido, donde vivía una de las amigas de la pandilla, pernoctaba alguna que otra noche de sábado. Si bien es cierto que Ferrol después de la reconversión industrial y el desmantelamiento de muchos cuarteles no es ni la sombra de lo que fue, me sigue gustando visitarlo de vez en cuando y dejarme sorprender por su luz. Y hoy visito de nuevo el barrio de Canido para conocer el fenómeno de sus Meninas, del que oigo hablar siempre por estas fechas, cada primer fin de semana de septiembre en los últimos años.

Cuando el artista Eduardo Hermida decidió en septiembre del año 2008 retomar su “juego” de pintar humanos en las paredes desconchadas del barrio que lo vio crecer no imaginaba ni remotamente lo que esta iniciativa iba a suponer para su barrio, en el que sigue viviendo. Con mucha perseverancia y trabajo por su parte, a día de hoy puede estar orgulloso de que este evento se ha convertido en la cita más importante de Galicia de arte urbano, que comienza a no tener parangón en España.

Canido, situado en la parte alta de la ciudad departamental, había sufrido las consecuencias de la crisis naval y se había ido deteriorando y tomando un aspecto marginal con sus casas abandonadas. Y Eduardo Hermida decidió primero junto a su hija Estrela y luego junto a artistas que se fueron sumando decorar las paredes del barrio con pinturas que recrearan o recordaran el famoso cuadro de Velázquez, con el objetivo de devolverle luz y color a sus calles. En alguna ocasión el artista ha explicado que eligió Las Meninas por lo que supuso esta obra como exponente del éxito que alcanzó el arte de la pintura en España y por su peso como símbolo pop.

A día de hoy Las Meninas de Canido son una fiesta en la calle. El barrio de Canido en la actualidad cuenta con unos 8000 vecinos y tiene la media de edad más joven de Ferrol. Los muros de los edificios del barrio ferrolano se convierten en un lienzo en el que tanto vecinos como verdaderos artistas de arte urbano y entidades sociales se dan cita para plasmar su interpretación de la obra de Velázquez. Según empiezas a pasear por el barrio ya te encuentras las primeras referencias a las Meninas en escaparates de tiendas e incluso en el letrero luminoso de algún bar. Canido se identifica con Las Meninas y presume de ellas.

 

 

Cuando empezamos en esta décima edición a recorrer las calles del barrio y a contemplar las 300 obras a las que ha ido dando lugar año tras año, comenzamos a entender cómo funciona. Cada año, en cada nueva convocatoria durante 3 días,  se suman nuevas creaciones a las ya existentes y se retocan las de años anteriores que hayan sufrido daños por el tiempo o incluso por la acción de grafiteros. Es Marta Alberte, quien mientras pinta su abuela labrega nos lo explica y nos cuenta que te inscribes en la convocatoria presentando tu proyecto y se te asigna un espacio determinado. En aquellos muros asignados vemos que figura una M en amarillo (está claro que su precursor a pesar de ser artista no es supersticioso con este color). La Menina de Marta Alberte es un homenaje a todas las abuelas labregas que existen en Galicia.

Seguimos caminando y un poco después es Lourdes, una ferrolana nacida en la calle Galiano, quien nos cuenta que marchó hace años a Londres a trabajar en la embajada española, se enamoró de un inglés y se quedó allí pero que vuelve a menudo a Ferrol y que tenía una gran ilusión por conseguir pintar su Menina en Canido y ha visto hecho realidad este sueño.

 

Nos encontramos a la Menina Opositora en la calle Poeta Pérez Parallé, la Menina Afrogalega de Yanina Torres como una expresión contra el racismo, la menina de la veinteañera Carolina Bouza que representa a la infanta Margarita con una falda que consiste en una jaula que encierra mariposas como símbolo de la libertad que no disfrutó en su niñez…

 

Cada Menina tiene una historia detrás y no podemos detallarlas todas pero sí que podemos mostraros imágenes de unas cuántas para que os hagáis una idea porque al fin y al cabo… ¡una imagen vale más que mil palabras!

 

Actualmente en el tríptico de presentación del evento ya vemos que cuenta con el apoyo del Concello de Ferrol, de la Sociedad mixta de turismo de Ferrol, de la Xunta de Galicia, de la Deputación da Coruña, de la Universidade da Coruña, de Afundación (la obra social de Abanca) y de gran cantidad de empresas y asociaciones, pero se sigue echando aún en falta más implicación del Ayuntamiento en un evento como éste que está colocando a su ciudad en un lugar muy importante en el panorama nacional del arte urbano.

Por cierto a alguna de las asociaciones mencionadas las encontramos aportando su grano de arena. Es el caso de la Asociación Española contra el Cáncer o la Asociación Síndrome de Down con su Menina Teimuda.

 

Sin duda ninguna la sensación que daba una vez que finalizabas el recorrido es que esta edición se ha caracterizado por mantener el espíritu inicial de esta iniciativa pero dando también gran importancia a los grandes formatos ocupando fachadas completas. A ello ha contribuido la asistencia de artistas como la leridana Lily Brik, con su homenaje a la vida de la infanta Margarita;  el grafitero madrileño Shfir con su Menina Desenmascarada; o la de Jorge Gordillo, el Rojo, que llega desde la sierra norte de Madrid para decorar su fachada en la calle Insua.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La verdad es que nos quedamos con muchas Meninas en el tintero… pero resulta imposible plasmar aquí todo lo que vimos. Nos encantó por supuesto el homenaje que Alex Fernández hace al impulsor de esta gran proyecto, Eduardo Hermida, y aparte de dejarlo en la portada queremos plasmarlo aquí.

 

Y para que no falte de nada hasta hace unos días sobre Las Meninas de Canido sobrevolaba la duda de si ese mural, que apareció hace unos meses en uno de los muros que una famosa firma cervecera ofrecía a Bansky para que hiciera su aportación, era o no era un Bansky. Pero antes de esta décima edición, la página oficial del artista confirmaba que la pintura del mes de abril en la que aparecen dos guardias civiles besándose “no era un Bansky”.

Todo este revuelo surge a partir de una iniciativa de Estrella Galicia, que en 2017 contrata espacios en distintos lugares y periódicos británicos para invitar a Bansky a la ciudad ferrolana para que plasmara su interpretación de Las Meninas. De hecho cuando paseas ves que efectivamente hay diversos muros marcados con la inscripción de “reservado para Bansky”.

 

¿Y qué mejor forma de cerrar este artículo que parafraseando a Lily Brik, una de las protagonistas indudables de esta edición? Hacemos suyo lo que el sábado leíamos en una marca de su obra “Gracias Ferrol por vuestra cultura” y lo que luego vimos añadido en su cuenta de Instagram: ¡Gracias Canido por vuestro amor al arte!.

Sin duda, desde el pasado fin de semana El Viajero Accidental ya es un seguidor incondicional de esta pinacoteca al aire libre y de esta fiesta en la calle que son Las Meninas de Canido. ¡Ah! Y una cosa de la que no quiero olvidarme: gracias a Joaquín Caruncho por sus aportaciones para la elaboración de este artículo.

Recordad que no es una exposición temporal sino que tenemos todo el año para ir a verlas hasta que lleguen las de la nueva edición. ¡Nos vemos en las calles contemplando Meninas!

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

 

MÁS ARTÍCULOS SOBRE MENINAS EN EL VIAJERO ACCIDENTAL:

 

Print Friendly, PDF & Email

About the Author:

2 Comments

  1. Maria septiembre 7, 2018 at 6:28 am - Reply

    Hay que ir a verlo. Muy buena iniciativa

    • Luz Picos septiembre 7, 2018 at 6:40 am - Reply

      Sin duda ninguna, María! Merece la pena! Un beso

Leave A Comment