En El Viajero Accidental teníamos intención desde hace tiempo de escribir este artículo. Incluso alguna vez habíamos hablado y fantaseado con María José Alcalde, que lleva las redes sociales de la Taberna Eligio, sobre aprovechar alguna estancia de Domingo Villar en Vigo para grabar uno de nuestros podcasts con Radio Viajera. Por supuesto, sentados en la mesa de Leo Caldas.

Esto último ya no va a ser posible… un ictus nos ha arrebatado a uno de nuestros escritores favoritos.

La ciudad olívica y su ría están en deuda con el escritor vigués Domingo Villar. Desde su primera novela, la obra de Domingo Villar ambienta su trama en su ciudad natal y su entorno.

En Ollos de auga -Ojos de agua- Villar nos presenta al inspector Leo Caldas, un intuitivo y solitario policía al que le gusta pasear por Vigo. Su compañero de trabajo es Rafael Estévez, un aragonés que se pone malo cuando le contestan con otra pregunta o «un puede ser». En esas ocasiones Estévez resolvería la retranca gallega con métodos expeditivos.

La pareja de policías debe encajar para resolver el crimen de un joven saxofonista que aparece muerto en el edificio de la isla de Toralla, en la ría de Vigo.

El detective Caldas frecuenta un bar en Vigo que utiliza como refugio cuando quiere desconectar de sus pesquisas criminalísticas: la Taberna Eligio. Está ubicada muy cerca de la emisora de radio donde el inspector colabora en el programa Patrulla en las ondas. Para varias generaciones de vigueses la taberna es un referente, y lo era también para Domingo Villar. Poco podíamos imaginar la última vez que nosotros estuvimos brindando allí que en estos días leeríamos la terrible noticia de su muerte.

 

Allí le esperará la mesa en la que siempre se sentaba Leo Caldas y el recuerdo de sus novelas como podemos contemplar en estas fotos que nos ha facilitado María José Alcalde.

 

Nos cuenta María José que aún la semana pasada se le pudo ver comiendo en el bar que regenta Leopoldo Celard. Por ella sabemos que Domingo Villar era una delicia de persona, alguien muy cercano y cariñoso. No esperábamos menos de nuestro escritor preferido de novela negra.

Y ahora volvamos a su obra, en su segundo libro A Praia dos afogados -La playa de los ahogados- la extraña pareja debe resolver la muerte de un marinero que aparece en una playa, ahogado, con las manos atadas. Se trata de la playa de A Madorra en Nigrán muy cerca de la parroquia de Panxón.

 

De nuevo la ría de Vigo acompaña las andanzas de los personajes, que acuden desde la comisaría de Vigo a Panxón.

 

El tercer libro de la saga de Leo Caldas se desarrolla entre Vigo y Moaña. El último barco, nos lleva por calles y lugares emblemáticos de la ciudad olívica. Están presentes el mirador del Paseo de Alfonso, la Puerta del Sol con su Sireno, la Alameda, el Náutico, la Estación Marítima e innumerables rincones que frecuenta el inspector Caldas. Leo centra ahora su investigación en la Escuela de Artes y Oficios de Vigo, el lugar de trabajo de la desaparecida Mónica Andrade.

 

Las pesquisas del inspector le llevan, y a nosotros con él, a la parroquia de Tirán en el ayuntamiento de Moaña, que es el lugar de residencia de Mónica.

 

Mónica Andrade como muchos habitantes de la ría Vigo utiliza a diario la línea marítima regular que une las dos orillas de la ría de Vigo, para cruzar desde Moaña a Vigo y viceversa, de ahí el título de la novela: El último barco.

 

Bien podría el ayuntamiento de Vigo diseñar una ruta literaria por los escenarios de la obra de Domingo Villar. De igual manera que el pueblo cántabro de Suances ha sabido homenajear a la escritora María Oruña, quien a través de su libro Puerto Escondido nos ha transmitido la belleza, costumbres y tradiciones marineras de la costa cántabra.

Desde El Viajero Accidental hemos ido visitando distintas localizaciones de las que aparecen en la obra de Domingo Villar con objeto de escribir este artículo. La lástima ha sido que no hemos llegado a tiempo para publicarlo en vida del escritor…

¡Hasta siempre, Domingo Villar! Seguiremos disfrutando de tus novelas y de los lugares de los que nos hablas en ellas.

 

Nota de las autoras: “No hemos recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo. No tenemos conexión material con las marcas, productos o servicios que hemos mencionado y nuestra opinión es independiente”.

Print Friendly, PDF & Email