Venecia Dorsoduro y Rialto.

Habíamos empezado ya nuestro recorrido por Venecia, en concreto en Castello. Hoy nos vamos a uno de los sestieri más visitados y con más atractivo, es cierto. Plato fuerte, vamos allá.

 

Venecia Dorsoduro y Rialto.

Dorsoduro es uno de los seis sestieri. Incluye las zonas más altas de tierra de la ciudad y también la isla de Giudecca y Sacca Fisola. Su nombre deriva del italiano «cresta dura», debido a su tierra, comparativamente alta y estable.

Nosotros nos acercamos a Dorsoduro desde el centro, desde San Marcos.

Nuestro objetivo era llegar al Puente de la Academia.

 

 

Y camino del puente pasamos por el Campo Santo Stefano.

Antes de San Stefano habíamos tenido la oportunidad de recorrer un laberinto de belleza por el sestieri San Marco.

 

 

 

 

Llegando al Dorsoduro por el Puente de la Academia.

En el siglo XIX, la Academia se estableció en Dorsoduro, y el puente de la Academia la unió con el sestiere de San Marco, haciendo de él una zona cara, popular entre los estudiantes extranjeros, industrializándose su límite occidental y la Giudecca.

La Academia es por supuesto la Academia de Bellas Artes.

Es evidente el glamour de esta zona, con sus lujosos hoteles. Y por supuesto, unas vistas fabulosas desde el puente.

 

 

 

Nos adentramos en el Dorsoduro.

El el Dorsoduro el sestieri del arte, de los museos, de los canales muy cuidados y bellos. De la Basilica de Santa Maria della Salud.

El núcleo original era el Canal Giudecca, a lo largo del cual fueron construyéndose edificios desde el siglo VI. Para el siglo XI, se había difundido el asentamiento a lo largo del Gran Canal.

Los edificios religiosos posteriores, incluyendo la Basílica de Santa María de la Salud y el muelle Zattere son actualmente sus principales hitos.

 

 

 

¿Se nota que nos fascinaron sus calles y canales?

 

Llegando a la Punta della Dogana.

 

 

La Punta della Dogana, Punta della Salute o Punta da Màr es una delgada punta triangular que divide el Gran Canal y el Canal de la Giudecca.

Podemos encontrar aquí tres grandes complejos arquitectónicos: la Basilica de Santa Maria della Salute, el seminario patriarcal y el complejo de la Dogana da Mar, que da nombre a la zona.

Recomendamos la Basilica, que a nosotros nos encantó.

 

 

 

Pero hay más atractivos en el Dorsoduro.

Sus callejuelas esconden una maraña de restaurantes, tabernas…

En fin, una variedad enorme de gastronomía. El punto probablemente más conocido es el Campo Santa Margherita.

 

 

Y no es por dar más envidia, pero ya hemos contado que Venecia estaba casi vacía…para lo que suele ser Venecia, claro.

¡¡¡Muy afortunados!!!!

 

De camino hacia el Puente de Rialto.

Así que desde el Campo Santa Margherita, bordeando el Gran Canal, fuimos en dirección a Rialto.

Por el camino algunas menciones especiales, como por ejemplo la Iglesia de San Pantaleón.

 

 

O la Basilica de Santa Maria dei Frari.

 

 

Y por el camino atravesamos el Campo San Polo.

 

 

 

El Puente de Rialto.

El puente de Rialto es el más antiguo de los cuatro puentes de Venecia que cruzan el Gran Canal y probablemente el más famoso de la ciudad.

Aquí de nuevo pudimos disfrutar de la suerte de estar «casi» solos.

 

 

Algunas curiosidades de este puente tan famoso.

Está formado por un único arco, diseñado por Antonio da Ponte, y construido entre 1588 y 1591.

A cada lado de las dos rampas hay una fila de cubículos rematados en arcos de medio punto, que sirven como comercios. Se apoya en 600 pilotes de madera.

El diseño de ingeniería fue considerado tan audaz en la época que el arquitecto Vincenzo Scamozzi predijo su hundimiento. Sin embargo aún hoy se alza el Puente de Rialto, siendo uno de los iconos arquitectónicos de la ciudad de Venecia.

 

Venecia Dorsoduro y Rialto

 

La peculiaridad de este puente es que parece romper con la tradición arquitectónica de construir puentes de tipo romano basados en la estructura de arco de medio punto. Pero en este caso la innovación es solamente visual, porque se trata igualmente de un arco de medio punto, en el que el nivel del agua oculta las bases (dovelas basales).

 

 

 

Sí, efectivamente no nos resistimos e hicimos un paseo en góndola.

Eran ya casi las 7 de la tarde cuando decidimos que no podíamos irnos de Venecia sin un paseo en góndola.

Y como gracias a la época escogida, no había cola para poder elegir, en el Puente San Moisés empezamos nuestro recorrido.

 

 

Hasta el mismo Puente de Rialto llegamos y pudimos admirar los palacetes de la ribera del Gran Canal.

 

 

Hasta aquí nuestra segunda entrega sobre Venecia. Venecia Dorsoduro y Rialto.

Aún queda una visita espectacular. Pronto podrás leerla aquí.

¡¡¡Hasta muy pronto!!!

 

 

Más sobre Venecia en El Viajero Accidental.

 

 

Nota del autor: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

Print Friendly, PDF & Email