Mucha gente de tierra adentro no sabrá lo que es una cetárea porque su significado entronca con el mar y con las gentes que viven de él.

Las cetáreas son viveros de marisco, construidos sobre las rocas de la costa para aprovechar las mareas, que al subir y bajar renuevan el agua de vivero donde se conservan los mariscos vivos para su posterior venta. De hecho, la palabra cetárea viene del latín cetaria, que significa lugar de crecimiento.

Cetárea Redonda

A Guarda y sus cetáreas

En el suroeste de la provincia de Pontevedra se ubica la localidad de A Guarda, en un enclave privilegiado, que nos permite disfrutar por un lado la grandeza del Atlántico a mar abierto y por otro la belleza de desembocadura del río Miño. Estamos en la frontera con Portugal.

 

 

 

En esta localidad marinera por excelencia podemos realizar la ruta de las cetáreas. Se trata de unas construcciones sobre roca viva realizadas a finales del siglo XIX en las cuales la familia propietaria conservaba sus capturas de marisco, generalmente langostas y bogavantes, hasta que el producto se vendía.

El mantenimiento y conservación de estas cetáreas artesanales no estaba exento de un duro trabajo. En primer lugar había que acceder a la ubicación de la cetárea y una vez allí rascar y sacar las algas que solían depositarse en el recinto. En ocasiones también era necesario reparar o restituir el muro de la cetárea que había sido derribado por los fuertes temporales del océano Atlántico.

Cetárea de A Grelo

Además al estar las cetáreas ubicadas en el margen intermareal y no lejos de la desembocadura del Miño, el peligro para la supervivencia del marisco podía estar en el río, ya que si baja con mucho caudal aporta mucha agua dulce.

Todas estas situaciones ponían en peligro los ingresos de muchas familias que dependían de que el marisco sobreviviese.

El conocimiento de las tareas que requiere el buen funcionamiento de una cetárea se ha transmitido de padres a hijos en A Guarda. Su buen hacer les permitió ser un lugar de referencia por lo que la demanda del producto provenía de múltiples lugares de todo el territorio peninsular.

 

Ruta de las cetáreas de A Guarda

A día de hoy este valioso patrimonio marítimo y cultural se ha puesto en valor con la entrada en funcionamiento de la ruta de las cetáreas de A Guarda. Este proyecto fue promovido desde la Cofradía de Pescadores Santa Tecla de A Guarda con la colaboración del Ayuntamiento de A Guarda y la Consellería do Mar de la Xunta de Galicia.

La senda peatonal es llana y de fácil realización, comienza en el puerto y continua hacia el norte bordeando la costa hasta casi el límite municipal de O Rosal. Recorre 4 kilómetros de longitud y 4 son las cetáreas que podemos contemplar en la ruta.

 

Si empezamos la senda en el paseo marítimo, la primera cetárea que podemos conocer es la de A Grelo, después encontraremos la de Portiño, Redonda y por último la Altiña. Todas ellas están señalizadas y cuentan con un panel interpretativo.

La Cetárea de A Grelo fue construida en 1903. Es la que se encuentra más cerca del puerto pesquero.

Cetárea de A Grelo

Siguiendo por el Paseo Marítimo y una vez que hemos pasado el Museo del Mar, que es otra visita que os recomendamos, iniciamos la senda y la siguiente que encontramos es la Cetárea de O Portiño.

 

Poder contemplarlas en su extensión va a depender de las mareas. Pero incluso con marea alta se puede visitar la cetárea de mayor envergadura, la Cetárea Redonda o de Pepe Sobrino. Está ubicada después de pasar la playa de Área Grande hacia el norte. Lógicamente lo ideal es visitarlas con marea baja.

En nuestra opinión la Cetárea Redonda es la más impresionante.

 

La cuarta y última de las cetáreas de la ruta es la Cetárea Altiña.

 

Si no tienes tiempo de recorrer la ruta peatonal, muy recomendable, también puedes conocer las cetáreas de A Guarda acercándote en coche a la cetárea de A Grelo por el paseo marítimo. Para llegar a la cetárea Redonda y a la Altiña debes tomar la N-552, carretera de Baiona-A Guarda, y una vez pasada la gasolinera, a unos 300 metros, coger un ramal a la izquierda.

En A Guarda las cetáreas artesanales han dado paso a cetáreas modernas. Son instalaciones ubicadas en tierra pero próximas al mar ya que necesitan ir transfiriendo el agua del mar purificada a sus piscinas. Acudir a ellas a comprar marisco ya no tiene el encanto de antes pero garantiza la calidad.

De hecho como no podía ser de otra manera, A Guarda celebra la «Festa da langosta e da cociña mariñeira» todos los veranos, en el mes de julio y te aseguro que merece la pena.

Por si aún tienes dudas, vamos a intentar meterte más ganas con este vídeo:

 

¡Seguiremos recorriendo Galicia de cabo a rabo! ¡Hasta pronto!

 

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo. No tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”.

 

MÁS VISITAS RECOMENDABLES POR LA ZONA:

 

OTRAS ACTIVIDADES A REALIZAR POR LA PROVINCIA DE PONTEVEDRA:

 

Print Friendly, PDF & Email