Parque El Capricho el gran desconocido de Madrid

Parque El Capricho el gran desconocido de Madrid

Parque El Capricho el gran desconocido de Madrid es un jardín situado en la Alameda de Osuna, próximo al aeropuerto de Madrid.

Este rincón tan bello que, fue mandado construir por la duquesa de Osuna (Doña María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel) en el siglo XVIII, es el único jardín del romanticismo que se conserva en Madrid y está considerado uno de los parques más bonitos de la ciudad y a la vez más desconocidos.

 

¿Cómo se organiza el Parque del Capricho?

El parque cuenta con una extensión de 14 hectáreas a lo largo de las cuales se extienden 3 tipos de jardines; el de estilo francés le aporta su carácter refinado, mientras que el italiano (giardino) le aporta el encanto del movimiento del agua y la decoración a base de fuentes y estatuas. El estilo inglés es el que marca la mayor parte del parque, mostrándose salvaje como la naturaleza misma.

Comenzamos nuestro recorrido por este bello rincón madrileño, siendo la primera parada la plaza donde estaba la antigua Plaza de Toros. Al otro lado de ella, vemos la que sería la antigua puerta de entrada trasera a los jardines. Tras esta, el camino te lleva a lo largo de un precioso jardín neoclásico.

 

 

A la izquierda nos encontramos con uno de los caprichos más llamativos: la Casa de la Vieja. Una casa de labranza completamente equipada que fue construida entre los años 1792 y 1795. Posee hasta un huerto, con sus plantaciones.

 

Parque El Capricho el gran desconocido de Madrid

Casa de la Vieja

 

Si seguimos, en línea recta, desde la antigua portada trasera el camino que en ella se inicia nos llevará hasta la Plaza de los Emperadores

Podemos considerar la Plaza de los Emperadores uno de los puntos de referencia del jardín. Antes de llegar allí, el primer sitio que veremos a nuestra derecha es el Parterre de los Duelistas, también llamado Plaza de los Cipreses. En su centro y rodeadas de estos árboles, tenemos dos columnas de mármol, las cuales sostienen cada una de ellas un busto que representa un duelista de espaldas, la distancia que las separa es la misma de un duelo real: cuarenta pasos.

 

 

La ovalada Plaza de los Emperadores toma su nombre de los doce bustos de césares romanos que se instalaron en ella en 1815. En esta plaza existe desde finales del siglo XVIII una Exedra con un pequeño templete en su centro en el que cuatro columnas jónicas sostenían una semicúpula, actualmente desaparecida, decorada con adornos florales y conchas,está rodeada por efigies con cabeza femeninas.

Aunque en un principio fue diseñada como fuente y se llamó Fuente de las Columnas, nunca funcionó como tal. Al morir la Duquesa de Osuna en 1834, se empieza a modificar el monumento, instalándose cuatro años después, bajo el templete y sobre una base de mármol rosa, un busto suyo realizado en bronce.

 

Parque El Capricho el gran desconocido de Madrid

Plaza de los emperadores

 

Si tomamos el ancho camino que conduce a Palacio, pasaremos por la Fuente de los Delfines

Construida en el siglo XVIII toma su nombre de los cuatro delfines adosados a ella y está coronada en la actualidad con varias ranas procedentes de la Fuente de las Ranas.

Detrás de la fuente tenemos el Palacio de los Duques de Osuna, construcción neoclásica de finales del siglo XVIII, su fachada principal está remada por unas columnas y una escalera real. Durante la ocupación francesa, el edificio sufrirá graves daños, llegando a estar tan deteriorado que amenazaba con su hundimiento. Tras la contienda, el edificio es restaurado y reformado por la Duquesa y, tras la muerte de ésta, por sus herederos.

El parque sufrió graves daños durante la guerra Civil, el palacio se convirtió en puesto de mando republicano. José Miaja (defensor del bando republicano de Madrid) mandó construir unas galerías que aún hoy se conservan. En la actualidad, está en proceso de restauración, al contemplarlo es difícil poder imaginar el gran lujo que en el pasado albergó en su interior, destacar la colección de cuadros, muchos de ellos pintados por Goya (“Vista de la Pradera de San Isidro”, “La era o el verano”, “Aquelarre”, “La gallinita ciega”, o “La cucaña”).

 

 

Cerca del palacio y en el punto más alto de este gran pulmón verde, encontramos un pequeño templo dedicado a Baco, Templete de Baco

Esta construcción, rodeada de doce columnas jónicas y preciosos árboles, es uno de los rincones más románticos. Construido entre 1786 y 1789, los templetes son algo típico de los jardines paisajistas; cubierto originalmente por una cúpula (se desconoce el momento en que ésta desapareció).

Del mismo modo, en un principio, era otra divinidad, la diosa romana Venus, quien ocupaba el lugar de Baco, apareciendo el nombre de éste por primera vez en un texto descriptivo de la construcción de principios del siglo XIX.

 

Templete de Baco

 

La parte alta estaba dedicada a los juegos de niños. Así se conserva dónde estaban varios columpios, aunque ya no queda ninguno.

Pero sí encontramos una curiosa formación, de baluartes a pequeña escala y rodeado de por un foso inundado, el Fortín,que poseía una pasarela para acceder al interior, contaba con elementos hoy desaparecidos, como caseta del vigilante, un barracón y hasta 12 cañones en miniatura de bronce.

 

 

Seguimos por la zona alta; junto al fortín pasa un canal, simulando una ría. Además de canal para llevar agua, era navegable.

Incluso tiene un puente para saltar una vaguada dentro del parque. Así llegamos al lago de los cisnes, en su centro, en una isla, se conserva una escultura que recuerda al Duque de Osuna. En este lago se encuentra un embarcadero, cuyo interior se encuentra decorado con varios trampantojos, y en exterior, la decoración está hecha con juncos y cañas, de ahí su nombre de “Casa de Cañas”.

Nosotros lo haremos a pie, pero en otra época, los invitados tomaban una barca en este lago y seguían recorriendo la ría artificial, hasta llegar a un edificio neoclásico que es un gran salón de fiestas, con terrazas y sala de baile, El casino de baile, En esta zona, hay unos jardines de flores, muy clásicos, que sirven de fondo a las vistas desde las terrazas del salón de baile.

 

Parque El Capricho el gran desconocido de Madrid

Lago de los cisnes

 

Al lado se levanta un puente de hierro, que actualmente no se puede pasar. Es antiguo, tanto, que es el primer puente de hierro de la comunidad de Madrid, ya que fue construido en 1830.

 

 

Este parque era un lujo, tanto, que hasta las abejas que recogen el néctar de los lirios, la flor favorita de la Duquesa de Osuna, tienen sus colmenas dentro de un pequeño palacio, el Abejero, que estaba diseñado para que se pudiera ver el trabajo de las abejas, elaborando miel, detrás de unas mamparas transparentes.
Visto el jardín alto, bajamos por sus senderos y nos encontramos con otras sorpresas más. Una entrada al polvorín de la Guerra Civil, que evidentemente está en desuso y cerrado y un poco más abajo, también hay una ermita en “ruinas”.

 

Parque El Capricho el gran desconocido de Madrid

 

Si volvemos al palacio y lo rodeamos por su fachada Norte (la situada a la izquierda, según miramos el edificio desde la Fuente de los Delfines), nos sorprenderemos al ver frente a ésta, la entrada a un Búnker, este es el secreto mejor guardado del Parque. Una de los motivos que hacen Parque El Capricho el gran desconocido de Madrid

Se construyó en 1937, durante la Guerra Civil Española, al situarse en el parque el Cuartel General de la Defensa de Madrid.

Hoy en día, y mientras recorremos el parque, podemos encontrarnos con diferentes entradas y respiraderos de la fortificación. Se puede visitar con cita previa.

Uno de los lugares más sorprendentes del Parque es El Laberinto se encuentra a una altura inferior del terreno, junto al Jardín Bajo; ocupa una superficie de 6.030 metros cuadrados; en los años 40 un avión procedente del vecino aeropuerto de Barajas tuvo que realizar un aterrizaje forzoso y lo destruyó.

 

Parque El Capricho el gran desconocido de Madrid

El laberinto

 

Existen otros detalles escondidos en este Parque del Capricho, hay unos invernaderos, la Gruta del Jardín, las casas de oficio, la conocida como casa de vaca, la plaza de la Rueda de Saturno (en el jardín alto, presidida por un obelisco coronado por una escultura de Saturno devorando a sus hijos), la casa del artillero.

Si queréis visitarlo todo es posible hacerlo con una visita guiada que hará que os enamoréis del lugar, pero es necesario reservar con varios meses de antelación.

Parque El Capricho el gran desconocido de Madrid, pero para nosotros ya no lo es y os animamos a descubrirlo. Para nosotros fue un placer y así lo hemos compartido con vosotros.

Datos de Interés

Dirección: Paseo de la Alameda de Osuna s/n
Teléfono: 91 588-01-14 (información sobre los horarios y las visitas al parque)
Metro: El Capricho (L5) Campo de las Naciones (L8)
Autobús: 101, 105, 151
Horario: Invierno (octubre a marzo): sábados, domingos y festivos de 09:00 a 18:30 horas. Verano (abril a septiembre): sábados, domingos y festivos de 09:00 a 21:00 horas. Cerrado: 1 de enero y 25 de diciembre.

 

Links en este artículo

la duquesa de Osuna (Doña María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel)

jardín de estilo francés

jardín de estilo italiano (giardino)

jardín de estilo inglés

Exedra

José Miaja

Goya (“Vista de la Pradera de San Isidro”, “La era o el verano”, “Aquelarre”, “La gallinita ciega”, o “La cucaña”)

la entrada a un Búnker de la guerra civil

 

Más sobre Madrid en El Viajero Accidental:

 

 

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

 

Print Friendly, PDF & Email

About the Author:

Leave A Comment