Palacio de la Granja de San Ildefonso, historia ilustrada

Palacio de la Granja de San Ildefonso, historia ilustrada

Un recorrido por el Palacio de la Granja de San Ildefonso es una forma perfecta de pasar un día de invierno que comience con un paseo por la sierra y termine con un buen asado segoviano.


Seguro que alguien dirá: ¿por qué invierno? Al Palacio de la Granja se puede ir en cualquier época del año y de hecho es en primavera y verano cuando sus fuentes funcionan. Pero esa historia viene después…

palacio de la granja

Fachada del palacio desde los jardines

Nosotros llegamos a La Granja desde Madrid, pasando por el Puerto de Navacerrada en uno de esos días fríos pero sin nieve de este invierno. Sin nieve pero con niebla cerrada que le daban al Palacio y a San Ildefonso en su conjunto un aire fantasmagórico.

Un poco de historia

El Palacio Real de la Granja de San Ildefonso es en realidad un conjunto de edificios, más que un solo sitio en sí. Se encuentra situado en el Real Sitio de San Ildefonso, que así se llama la localidad segoviana en la vertiente norte de Navacerrada (aquí su localización en Google Maps).

La situación privilegiada del Real Sitio le concedió el favor de los reyes castellanos desde muy pronto. Era ideal para la caza y para utilizarlo como residencia veraniega. Enrique IV construyó un albergue y una ermita dedicada a San Ildefonso, después los Reyes Católicos donaron estos edificios a los monjes jerónimos. Felipe II lo convirtió en palacio, pero en 1682 un incendio destruyó una parte importante del mismo.

Es en el siglo XVIII cuando se construye el Palacio de la Granja tal y como lo conocemos, gracias a la visión ilustrada de Felipe V, nieto del rey francés Luis XIV. En 1721 comienzan las obras de construcción del palacio bajo la dirección de Teodoro Ardemans, maestro mayor del Real Palacio y de la Villa de Madrid. Las obras avanzaron con rapidez y para 1723 la familia real ya lo utiliza como residencia de verano.

La influencia francesa inicial es notable, no ya en la arquitectura, sino en los jardines cuyo diseño se encargó a René Carlier. Sin embargo en sucesivas reformas y ampliaciones, el conjunto palaciego adquiere una influencia fuertemente italiana. Sobre la historia del palacio se puede saber más en esta página oficial de Patrimonio Nacional.

El conjunto

Es muy importante entender que no hablamos de un solo edificio, sino de un conjunto de edificios anejos, que dan a aquel una forma de U, con los Jardines del Medio Punto en el centro. Existen dos patios, el de los Coches, a la izquierda, y el de la Herradura, a la derecha.

patio de la herradura

Patio de la Herradura

Encontramos también la Real Colegiata de la Santísima Trinidad, que contiene un espacio conocido como Capilla de las Reliquias y Cenotafio Real. En la Colegiata están enterrados el rey Felipe V y su segunda esposa, Isabel de Farnesio.​

En perpendicular al palacio, por la parte izquierda desde los Jardines de Medio Punto, se sitúa una dependencia conocida como Antigua Casa de las Damas. Hoy encontramos ahí el Museo de Tapices, donde se exhibe una colección de tapices flamencos, confeccionados en honor del rey Carlos I de España.

El interior del Palacio es fuertemente barroco con frescos en los techos y molduras de madera policromada en oro. Destacan las lámparas de vidrio fabricadas en la Real Fábrica de Cristales de La Granja.

Los jardines y fuentes

Mención muy especial merecen los jardines y fuentes del Palacio de la Granja.

Fue como decíamos René Carlier quien diseñó y dirigió la construcción de ambos. La habilidad del francés para utilizar la pendiente es admirable. La usó con dos fines: realzar la perspectiva para así poder ser admirados mejor. Pero en segundo lugar también le permitió dotar a las fuentes de una presión de agua no vista hasta entonces en Europa, lo que permite al agua llegar hasta los 40 metros de altura.

Hay en el Palacio de la Granja 21 fuentes con más de 300 surtidores de agua, las tuberías que forman el complejo sistema de distribución del agua tienen una longitud total aproximada de 13 kilómetros. El consumo es descomunal: 9.000 metros cúbicos por hora si funcionan a la vez, la misma cantidad de agua que se consume en la ciudad de Segovia. Por ello, solo funcionan todas 3 veces el mismo día al año: el 30 de mayo; Día de San Fernando, el 25 de julio; Día de Santiago y el 25 de agosto; Día de San Luis.

En los jardines se pueden encontrar ejemplares realmente espectaculares, como las secuoyas, que tienen su propia historia muy bien relatada en este artículo que vimos en uno de los mesones que hay dentro del conjunto del palacio:

A nosotros en El Viajero Accidental nos gusta mucho el Palacio de la Granja. Somos muy amigos del siglo XVIII, nos evoca artículos y podcasts de diferentes temas que hemos publicado en nuestra web y que son un perfecto complemento para un día de visita al Real Sitio:

Gastronomía, no todo es recorrer sitios

Muy cerca del Palacio de la Granja se encuentra el pueblo segoviano de Torrecaballeros. Hace ya varios años que visitamos regular, e incluso, religiosamente Casa Felipe. Allí se pueden desgustar excelentes asados, lo cual hicimos porque no solo de viajar y aprender vive el ser humano.

asado en casa felipe torrecaballeros

Hasta aquí nuestro recorrido de un día en el espacio y el tiempo. Una muy recomendable visita.

Os dejamos con los links usados en este artículo.

localización de San Ildefonso en Google Maps

Sobre la historia del palacio se puede saber más en esta página oficial de Patrimonio Nacional

localización del pueblo segoviano de Torrecaballeros

Restaurante Casa Felipe

Nota del autor: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

Print Friendly, PDF & Email

About the Author:

Leave A Comment