Duruelo de la Sierra y la Laguna Negra. No dejamos dudas: hoy nuestro recorrido va de naturaleza, de senderismo, de turismo activo. Nos acercamos al norte de Soria, donde nace el río Duero.

 

Duruelo de la Sierra y la Laguna Negra

 

Camino de Duruelo de la Sierra desde Rioseco de Soria.

En nuestro recorrido por Soria hicimos base en Rioseco de Soria. En concreto en el Hotel Quintanares, donde su dueño, Juanjo, ofrece una muy buena relación calidad/precio. Sus cenas nos gustaron mucho.

Y fue Juanjo quien nos recomendó visitar Duruelo de la Sierra. Es decir, no ir directamente a la Laguna Negra, sino visitar en especial el mirador de Castroviejo.

Un acierto espectacular, ¡¡gran recomendación Juanjo!!

 

 

Pero vamos a situarnos en Soria primero.

Primero vamos a situarnos. Desde Rioseco, en el centro-oeste de la provincia, nos desplazamos en dirección norte hacia el Parque Natural de “Laguna Negra y Circos Glaciares de Urbión”. Allí se encuentran nuestros dos destinos.

Las carreteras A-11, SO-910 y CL-117 nos llevan sucesivamente hasta Duriel de la Sierra. Duriel está en el oeste del Parque y fue nuestra primera visita, o más bien el mirador de Castroviejo, del que vamos a hablar en un momento.

El Parque Natural de “Laguna Negra y circos glaciares de Urbión” tiene una extensión de 4.617 hectáreas, se encuentra dentro de la comarca de pinares, en las áreas de mayor altitud de los términos municipales de Duruelo de la sierra, Covaleda y Vinuesa.

El recorrido hasta llegar a Duruelo es una maravilla, pasando por bosques espectaculares al lado del Embalse de la Cuerda del Pozo. Y pueblos encantadores como Molinos de Duero, Salduero y Covaleda.

 

 

¿Por qué es tan especial esta zona y por qué ha de protegerse?

Gran parte de su superficie se se eleva por encima de los 1.700 metros. En el Parque se encuentra el pico de Urbión con 2.228m de altitud.

Pero lo que la hace característica es el efecto de la oscilación climática cuaternaria de hace dos millones de años. El resultado es que el paisaje resultante fue modelado, resultando en formaciones rocosas de gran dramatismo (p.e. mirador de Castroviejo) y ecosistemas acuáticos ligados al glaciarismo de notable singularidad entre los que destacan varias lagunas de origen glaciar incluidas en el catálogo Regional de Zonas Húmedas de Castilla y León: Laguna Negra, laguna Larga, laguna Helada, laguna Mansegosa y laguna del Hornillo.

 

Así que vámonos al mirador de Castroviejo:

 

 

Justo antes de llegar a Duruelo de la Sierra por la carretera CL-117, sale una pista forestal a la derecha que tras unos 7km de ascensión, la cual es ya una gozada en sí misma, nos deja en el parking del mirador.

 

Duruelo de la Sierra y la Laguna Negra

 

Este propio cartel informativo nos habla de la cantidad de rutas que se pueden hacer por esta zona, un auténtico paraíso para los senderistas.

En especial la ruta de las cascadas. Porque aquí cerca está una de las atracciones de la zona, la Cascada de la Cueva Serena.

Para nosotros descubrir Castroviejo fue una experiencia. El paraje es también conocido como Ciudad Encantada de Castroviejo, un ejemplo de kárstico conglomerático en el que la erosión de la lluvia ha creado formas asombrosas, como enormes pináculos, monolitos, puentes, pasillos, etc.

 

 

 

Las vistas desde el propio mirador son realmente espectaculares:

 

 

Todo en un paraje de pinos silvestres que hace que el entorno sea de sensación de inmersión en la naturaleza, de total alejamiento de la ciudad.

 

 

Duruelo de la Sierra y la Laguna Negra, ahora nos toca irnos a la Laguna.

Y de Castroviejo, volviendo por la CL-117 hasta que llegas a Molinos de Duero y ahí cogiendo la SO-820, nos vamos a la Laguna Negra.

La SO-820 nos lleva a la SO-830. Y la SO-830 la abandonamos para llegar a la Laguna Negra. Merece la pena comentar que continuando por la SO-830 se llega a otros lugares muy queridos por El Viajero Accidental, en concreto la Sierra de los Cameros y el Parque Natural Sierra de la Cebollera. Sitios ya en La Rioja de los que hemos escrito y hablado y que podéis encontrar también aquí en nuestra web.

Pero a lo que vamos, hemos llegado a la Laguna Negra.

 

 

El acceso a la laguna está acertadamente regulado, siendo necesario aparcar en un parking a unos 2km de distancia. Un servicio de microbús funciona con regularidad y hace fácil el ascenso, pero nosotros decidimos hacerlo a pie. Y merece la pena, el recorrido es pura naturaleza.

 

 

Y llegamos ya a la Laguna Negra.

La laguna Negra, más allá de su espectacular entorno natural, es un sitio machadiano. Es un sitio literario.

Es un sitio de leyendas, una de ellas que no tiene fondo, algo que recogió Antonio Machado en su “La tierra de Alvargonzález”. También se dice que comunica con el mar mediante cuevas y corrientes subterráneas. Incluso que a semejanza de Loch Ness, un monstruo habita en su fondo y devora todo lo que cae en ella.

Bien merece este paraje todas esas leyendas. Aunque bien es cierto que la profundidad no supera los 10 metros.

El acceso a la laguna está bien acondicionado, con una vía de entrada, una pasarela para recorrer su ribera y una vía de salida.

Aún así hemos de decir que hay que ser especialmente cuidadoso con el entorno porque es un verdadero tesoro. Machado la describe magistralmente así en su versión en verso de “La tierra de Alvargonzález” que forma parte de “Campos de Castilla”:

Llegaron los asesinos
hasta la Laguna Negra,
agua transparente y muda
que enorme muro de piedra,
donde los buitres anidan
y el eco duerme, rodea;
agua clara donde beben
las águilas de la sierra,
donde el jabalí del monte
y el ciervo y el corzo abrevan;
agua pura y silenciosa
que copia cosas eternas;
agua impasible que guarda
en su seno las estrellas.

 

 

 

 

A nosotros, que visitábamos esta parte de Soria por primera vez, nos sorprendió la vegetación.

Más propia del norte de Europa que de España. Árboles abundantes: haya que crea un cerrado sotobosque, pino albar que es el rey del territorio y forma grandes bosques. El roble albar, el abedul el álamo temblón son especies que tienen presencia relevante junto con el serbal de cazadores, pequeño árbol que va conquistando las zonas de matorral en las pendientes, lo que se ve completado por los arbustos como la retama y el brezo.

Y desde aquí retornamos hacia el parking, recorrido de vuelta y seguimos disfrutando de naturaleza.

 

 

 

 

 

La zona también está muy bien señalizada y con abundancia de referencias a las rutas que se pueden hacer.

 

 

Llegamos al final de nuestro recorrido por Duruelo de la Sierra y la Laguna Negra. Un placer que repetiremos sin duda. Porque las posibilidades son infinitas. Seguimos recorriendo Soria.

 

Links en este artículo:

Hotel Quintanares

Parque Natural de “Laguna Negra y Circos Glaciares de Urbión”

 

Otros artículos de Soria y zonas cercanas en El Viajero Accidental:

 

Nota del autor: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

Print Friendly, PDF & Email