Recorriendo Padua en un día, un objetivo muy ambicioso. Seguimos con nuestro recorrido por el Veneto. Seguimos por el nordeste de Italia, disfrutando.

 

Chiesa degli Eremitani

 

Hoy nuestra gira por el Veneto nos lleva a Padua. Recorriendo Padua en un día…o más bien vamos a dar una guía de lo mucho que se puede ver en Padua, y vosotros ya decidís los días que necesitáis 😉

Es Padua una de las grandes urbes del Veneto. La población total de su área metropolitana llega a los 600.000 habitantes. Y se nota ese aire a ciudad más importante, en particular nosotros comparándola con Vicenza por ejemplo.

Padua es conocida por varias cosas. Por la basílica de San Antonio, por una universidad de reputación mundial (una de las más antiguas de Europa y del mundo, fundada en 1222), por los frescos de Giotto en la capilla de los Scrovegni…

Y de todo ello os vamos a hablar aquí.

 

 

Recorriendo Padua en un día comenzará a lo grande. En la capilla de los Scrovegni, para luego dirigirnos por la Piazza Garibaldi hacia el Palazzo della Ragione, después al Duomo para admirar su baptisterio. Cruzaremos la Via Roma para llegar a la basílica de San Antonio y por último llegaremos al imponente Prato della Valle.

 

La capilla de los Scrovegni.

Es imprescindible visitar la capilla de los Scrovegni. Se trata de una pequeña iglesia, junto al Monastero degli Eremitani.

La capilla y el monasterio son ahora parte del complejo del Museo Cívico de Padua. La capilla alberga los famosos frescos de Giotto, un conjunto de frescos espectaculares que cubren tanto las paredes como el techo de la capilla, pintados a comienzos del siglo XIV.

 

 

Resulta complicado describir con palabras los frescos. Es una obra imponente que el banquero paduano Enrico Scrovegni encargó al pintor florentino Giotto. La capilla era para uso personal de la familia Scrovegni y su último fin era servir como panteón familiar. El resultado de este acto de mecenazgo es de una belleza asombrosa.

El ciclo de frescos está organizado a lo largo de cuatro hileras, cada una de las cuales contiene episodios de las historias de los diversos protagonistas de la Historia Sagrada. Los ciclos de escenas que mostraban la Vida de Jesús y la Vida de la Virgen eran la forma más grande de arte religioso en la época, y el ciclo de Giotto es inusualmente amplio y comprensivo, mostrando la ambición del encargo.

 

 

Para visitar la capilla hay que sacar entrada previamente puesto que todo está estrictamente organizado por grupos reducidos. Para prevenir el deterioro de los frescos, el acceso a la capilla exige unos 15′ previos de espera en una antesala para equilibrar la temperatura. Ese tiempo se aprovecha con un vídeo introductorio y explicativo.

 

 

 

Seguimos al Palazzo della Ragione.

Camino del Pallazzo della Ragione vemos muestras de ese aire de gran ciudad que tiene Padua.

 

 

Padua fue foco de esplendor económico y artístico a partir del siglo XIV. De ahí su arquitectura monumental. Como no podía ser de otra manera, la vecina poderosa y Serenísima República de Venecia sometió a Padua a partir del siglo XV. Pero Padua mantuvo su liderazgo cultural.

 

 

El Pallazzo della Ragione (palacio de la razón) data de finales del siglo XIII – principios del XIV. Es una construcción típica de muchas ciudades del norte de Italia y albergaba el gobierno local. Os recordará sin duda a la Basilica de Vicenza.

Es característica su estructura elevada, lo cual permite que sus pasajes inferiores están ocupados por puestos de comida (fruterías, verdulerías, hostelería…).

El Pallazzo divide en dos lo que hubiera sido una gran plaza central de la ciudad. En su lugar, lo que existen son dos plazas más pequeñas: la Piazza della Frutta y la Piazza delle Erbe. Las llamadas Piazza delle Erbe son un clásico que encontramos otras ciudades del Veneto (por ejemplo en Verona) y que son puro bullicio de típica plaza de mercado.

 

 

La planta superior del Pallazzo della Ragione está ocupada por la sala en suspensión más grande en el mundo, el Salone (Salón), con una longitud de 81m, un ancho de 27m y una altura de 27m. El techo es una inmensa bóveda de carpintería.

 

 

 

Recorriendo Padua en un día llegamos al Duomo.

No muy lejos del Pallazzo della Ragione se encuentra el Duomo.

 

 

Es cierto que el Duomo se ve empequeñecido por los otros edificios de la ciudad. Nosotros elegimos el baptisterio, que sí que nos pareció que merecía una visita.

 

 

 

La basílica de San Antonio de Padua.

Desde el Duomo callejeando nos encaminamos a la basílica de San Antonio.

Ese callejeo, cruzando la Via Roma, permite observar algo característico de Padua. Es Padua ciudad de canales.

No olvidemos que la ciudad está a apenas 12m de altura sobre el nivel del mar, como la gran llanura padana en la que se encuentra. La cruza un río (el Bacchiglione) y la rodea otro (el Brenta). Así que uno se encuentra con el Naviglio Interno (canal pequeño que cruza la ciudad) o con el Tronco Maestro (canal más grande).

Los canales representaron un importante complemento para las fortificaciones medievales de la ciudad. Las obras de ingeniería fluvial recibieron el impulso del Magistrado para el Agua de la Serenísima República de Venecia.

 

Puente de la Torricelle

 

Y callejeando, llegamos a la basílica de San Antonio de Padua.

La Basílica Pontificia Menor de San Antonio de Padua fue construida entre los años 1238 y 1310. Lugar principal de peregrinación de la fe católica, en ella se custodian las reliquias de san Antonio de Padua y su tumba. Como su nombre indica, su gestión depende directamente del Vaticano.

La piazza del Santo, situada delante de la basílica, alberga el monumento ecuestre a Gattamelata de Donatello, primera estatua ecuestre realizada en Italia desde la época romana.

 

 

La basílica no tiene un estilo único, sino que más bien el paso de los siglos ha ido superponiendo una fachada románica, cúpulas bizantino-venecianas, una torre cónica en el crucero, campaniles y campanarios, e interiores góticos y barrocos. Y varios claustros.

 

 

 

El Prato della Valle, influencia napoleónica en Padua.

Recorriendo Padua en un día llegamos al Prato della Valle.

¿Qué es el Prato? Una plaza, pero no una plaza cualquiera. La más extensa de Italia y una de las más grandes de Europa. 90.000m2 de elegancia.

Una isla central, L’Isola Memmia, rodeada por un pequeño canal y dos anillos de estatuas.

Data de finales del siglo XVIII y es evidente que los paduanos aman esta plaza. Nosotros estuvimos allí un caluroso día de junio y sin embargo ya se veía que por la tarde se iba a llenar de jóvenes. Incluso se utiliza para competiciones de patinaje por el anillo asfaltado que la rodea.

 

 

 

A nosotros nos encanta, con los palacios que la rodean, su amplitud, las terrazas en varios de sus lados para disfrutar de la vista…

 

Llegamos así a nuestro final de este recorrido por Padua. ¿Os hemos dicho ya que nos encanta el Veneto? Se nota, ¿verdad?

Ha sido un placer dejaros esta pequeña guía para que vosotros disfrutéis a vuestro ritmo de Padua. en breve, más Veneto en el Viajero Accidental.

 

 

Más sobre Italia en el Viajero Accidental:

 

 

Nota del autor: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

Print Friendly, PDF & Email