Estaca de Bares, durmiendo en un semáforo marítimo entre el Atlántico y el Cantábrico

Estaca de Bares, durmiendo en un semáforo marítimo entre el Atlántico y el Cantábrico

Siempre he tenido el sueño de dormir en un faro, me parecía que tenía que ser fascinante. He de desvelaros que lo he conseguido, pero cada cosa a su tiempo. Hoy os voy a contar la experiencia más similar que tuve antes de eso: dormir en el edificio del semáforo marítimo entre el Atlántico y el Cantábrico. 

¿Qué es un semáforo marítimo? Explicándolo de forma sencilla diremos que se trata de un sistema de comunicación desde tierra con los barcos mediante la utilización de banderas.

¡Y ahora situémonos! Para vivir esta experiencia nos fuimos hasta Galicia, y una vez en sus Rías Altas nos desplazamos hasta la comarca del Ortegal para irnos hasta el concello de Mañón y llegar a la parroquia de Santa María de Bares. Allí se encuentra el punto más septentrional de toda la Península Ibérica y la línea divisoria imaginaria entre el Atlántico y el Cantábrico: Estaca de Bares.

Te encuentras un promontorio que impone, mezclando el verde y el gris, y que está considerado uno de los mejores puntos de Europa para la observación de las aves.

Como no podría ser de otra manera allí se levanta un faro que domina sus acantilados. Se construyó en el siglo XIX, entrando en funcionamiento en septiembre de 1850. Está situado a 101 metros de altura, y obviamente por su situación es el faro más septentrional de la península. Se trata de una torre de 33 metros de altura cuyo haz lumínico alcanza las 25 millas naúticas.

Y a unos metros del faro… nuestro objetivo: el semáforo de Estaca de Bares. Estamos hablando de una antigua construcción militar de la década de los años 20 del siglo XIX que hacía funciones de comunicación con los barcos durante el día, y siempre que no hubiera niebla, mediante señalización con banderas y que funcionaba también como centro meteorológico y puesto de observación militar. Se encuentra a la entrada de la ría de O Barqueiro, un lugar que sin duda también debéis visitar, y se utilizó hasta finales de los años 60 del siglo pasado. Una de las veces que visité la zona en torno al año 2000 me llevé la grata sorpresa, al preguntar por qué estaba en obras, de que se iba a abrir como Hotel de Naturaleza.

Se inauguró en agosto de 2002 y aunque tardamos en ir ya podemos decir aquello de “yo he estado alli”. Nos contaba Francisco Javier Pardo, su gerente, que cuando el Ayuntamiento sacó a concurso la gestión del semáforo, una vez reformado, como hotel de naturaleza presentó su proyecto. Lo había avisado su padre, y Javier pensó que no tenía muchas posibilidades por no ser de la zona pero se llevó la sorpresa de la adjudicación. Todo esto nos lo contaba mientras tomábamos un café en el bar del Semáforo, porque el trato es muy familiar.

Se compone de 2 edificios. En el primero, que era el antiguo semáforo en sí, es dónde se encuentra la suite principal. La sala octogonal que la alberga era el observatorio donde había un gran catalejo y una mesa con el telégrafo que comunicaba con Ferrol. En este mismo edificio dispone además de una habitación abuhardillada y de un salón con chimenea para uso común de las 2 habitaciones. En este “Edificio Principal” se encuentra también la cafetería, en otro salón con chimenea, y un comedor. El segundo edificio se corresponde con lo que eran las antiguas cuadras, es el “Edificio de la Galería”, que alberga 3 habitaciones, dos en la parte superior y una en la parte inferior, y disponen de una sala común con chimenea en la galería en la que es un placer estar de charla antes de retirarse. Combina la piedra y la madera en todas sus estancias.

La verdad es que la calificación de Hotel de Naturaleza le va al pelo porque naturaleza es lo que se respira y lo que se ve allí por los cuatro costados.

Como podéis suponer, es fácil de adivinar, las puestas de sol son impresionantes

Hay mucho que ver en los alrededores y no debéis dudar en acercaros a conocerlos porque una de las cosas que más impresiona es cómo esta zona sigue conservando en gran parte su carácter agreste. Sin duda para mí esto supone uno de sus mayores encantos. Nosotros le hicimos caso a Javier y optamos por hacer la “ruta da costa” que fue una de las que él mismo nos propuso.

Así que nos dispusimos a salir en dirección a O Barqueiro por la carretera AC100 con objeto de acercarnos hasta el mirador de la Garita de Bares,  siguiendo la “chuleta” impresa que te proporciona el propio Javier ¡Como veis no falta detalle! ¡Y os aseguro que a la “chuleta” tampoco porque te detalla cada cruce y cada desvío!

Ya te quedas con la boca abierta según sales de las instalaciones del semáforo porque por la orientación de la carretera contemplas toda la ría de O Barqueiro que separa la provincia de A Coruña de la de Lugo. Si miras hacia el oeste contemplas la costa de O Vicedo, la isla Coelleira y más allá la Punta Roncadoira en la ría de Viveiro, todo ello perteneciente ya a Lugo, a la “costa da Mariña Lucense”.

 

Merece la pena acercarse a conocer la Garita de Bares. Estamos hablando de una construcción de piedra cuyo origen se remonta al siglo XVIII y lo merece no sólo por conocerla sino por contemplar las vistas desde allí. Esta garita junto con la de Vixía Herbeira, perteneciente a Cedeira y situada cerca de San Andrés de Teixido, y junto con la Garita da Vela, en Espasante, formaban el conjunto de atalayas que vigilaban y protegían la costa de Ortegal de los invasores.

 

No os vamos a hablar aquí en detalle de todos los lugares que recorrimos. Preferimos dedicarles artículos a varios de ellos porque lo merecen por sí solos. Pero sí os esbozamos el recorrido que hicimos para que toméis nota.  Desde la Garita de Bares nos fuimos a conocer la playa de Esteiro, sólo el camino para llegar ya merece la pena, pero además tanto la playa de Esteiro como el pueblo de O Barqueiro merecen una visita ¡Un pueblo de película que ha sido escenario recientemente para la serie “Néboa” de La 1 de TVE! Lo mismo ocurre con varios lugares más de la zona que podrás descubrir en esta serie televisiva grabada en Galicia en su totalidad.

 

No os podéis perder tampoco la playa del Picón y los acantilados del mismo nombre, los acantilados de Loiba con el “banco más bonito del mundo”, el mirador garita da Vela, el faro de Cabo Ortegal, los humedales de Ortigueira, la Garita da Herbeira, la visita a San Andrés de Teixido… ¡sobre todo ello os señala perfectamente Javier en sus indicaciones como llegar!

 

Otras de las rutas que Javier Pardo recomienda desde O Semáforo son la “Ruta do Sor” (que aún no conocemos), la “Ruta de los Castillos” por la Ría de Ferrol sobre la que puedes leer el artículo que le hemos dedicado al Castillo de San Felipe y escuchar el podcast en el que os hablamos sobre la ría de Ferrol, y la ruta senderista entre la praia de Ponzos y la praia de Campelo.

Y si queréis saber más sobre esta zona podéis escuchar este podcast en el que Milagros Fraga, técnica de turismo en la oficina municipal de Ortigueira, nos habla sobre visitas a realizar y lugares que conocer en la zona:

¡Os recomendamos que os animéis a conocer la zona y si podéis os deis el capricho de pasar alguna noche en O Semáforo de Estaca de Bares porque merece la pena dormir entre el Atlántico y el Cantábrico!

¡Seguiremos recorriendo Galicia de cabo a rabo y compartiéndola con vosotros! ¡Hasta pronto!

 

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

Print Friendly, PDF & Email

About the Author:

12 Comments

  1. Estrella enero 16, 2020 at 9:18 pm - Reply

    Interesantísimo artículo y lugar. Queda anotado y pendiente de visita.

    • Luz Picos enero 16, 2020 at 10:01 pm - Reply

      ¡No lo dudéis! ¡No os decepcionará! Gracias por leernos, Estrella

  2. Juani enero 16, 2020 at 9:36 pm - Reply

    No sé si la serie Néboa plasmará como tú lo maravilloso de esa zona. ¡A recorrer Galicia y el resto del mundo! Xenial!

    • Luz Picos enero 16, 2020 at 10:03 pm - Reply

      ¡Muchas gracias, Juani! La verdad es que disfruté mucho de la experiencia y he vuelto a disfrutar al escribirlo ¡Gracias a los que me proporcionasteis esta experiencia estupenda!

  3. María enero 16, 2020 at 9:55 pm - Reply

    Estuvimos allí antes de que se abriera al público, así que toca volver. Muy buen artículo.

    • Luz Picos enero 16, 2020 at 10:05 pm - Reply

      ¡Pues tenéis que volver porque os sorprenderá! Yo lo había visto ya en obras hacia el año 2000 pero no imaginaba que fuera a quedar tan impresionante ¡Ahora además es un sitio de película gracias a Néboa! ¡Besos y gracias por ser parte y cómplice de esa sorpresa que me disteis y que me llevó a conocer este alojamiento!

  4. Pascual enero 17, 2020 at 10:11 am - Reply

    Áalguien te habrá dicho que la suite era la sala de banderas, pero no es así. esa sala octogonal fue el observatorio donde había un gran catalejo y una mesa con el telegrafo que comunicaba con Ferrol. Solo había una caseta de señales en nla cual se guardaban todas las banderas y las otras señales que se izaban en las cruceta del palo.
    Te agradezco tu bien intencionadoel comentario y las fotos. Saludos.

    • Luz Picos enero 17, 2020 at 10:28 am - Reply

      ¡Hola Pascual! El agradecimiento por la información te lo debo yo. Lo corregimos de inmediato. Intentamos documentarnos a fondo pero está claro que siempre puede quedar algún cabo suelto ¡Muchas gracias por leernos! Un saludo.

  5. Ramón Montenegro enero 18, 2020 at 6:51 pm - Reply

    Un lugar único y una gente de lujo.

    • Luz Picos enero 19, 2020 at 12:43 pm - Reply

      ¡Cierto, Ramón! Un lugar único en el que se juntan mar y océano, y una gente que te hace sentir en casa ¡Saludos y gracias por leernos!

  6. Emanuela enero 19, 2020 at 9:49 am - Reply

    Que razón tienes! Los sitios que describes son tan bellos, que te quitan la respiración. A mi se me caen las lágrimas, cada vez que piso estos parajes, tanta es la belleza y la energia que desprenden. Los paseos por los parajes son inegualables, acompañada por miles de flores de todo tipo. El perfume del oceano llega y despeja el alma. No hay lugar mas bello que el banco mas bello del mundo. Vuelvo cada vez que puedo allí y ahora me pica la curiosidad del faro. A ver si tengo suerte y me paso por el hotel. Gracias por tan buena información.

    • Luz Picos enero 19, 2020 at 12:47 pm - Reply

      ¡Sí, Emanuela, es una zona que conserva su esencia y que te recarga de energía! Es cierto lo de las flores, sorprende tanta vegetación en una zona tan agreste. Esperamos que puedas disfrutar del hotel del Semáforo, alojándote o tomando una cerveza porque sólo conocerlo ya merece la pena ¡Saludos y gracias por leernos!

Leave A Comment