De Roma a Finisterre en bici – De la Toscana a Mónaco

De Roma a Finisterre en bici – De la Toscana a Mónaco

En este De Roma a Finisterre en bici, en la etapa anterior dejamos a Abel en La Toscana. Ahora nos va a llevar hasta Niza, en este viaje relatado a modo de diario. ¡Un auténtico itinerario por la costa más chic: San Remo, Montecarlo…!  

 

Etapa 4. 30 de julio. Pisa – Framura.

La alarma suena temprano en Pisa y con los primeros rayos de luz comienzo la etapa y en apenas 10 kilómetros llego al mar por primera vez en el viaje.

 

 

Aprovechando el carril el bici junto al mar continúo hasta Fiumaretta di Ameglia adentrándome ya en la región de Liguria, estoy llegando a la Italia del norte.

 

 

Pedaleando un pequeño puerto de montaña llego hasta el pueblo de Romito Magra, donde almuerzo y me refresco. Un auténtico privilegio poder pedalear y descansar por parajes así.

Continuando por la costa llego hasta La Spezia que será mi última ciudad grande de hoy, momentáneamente abandono la costa para adentrarme en la montaña y después de un terreno complicado llego al alojamiento.

 

De Roma a Finisterre

La Spezia

 

Otro hostel me espera con unas vistas al mar desde Framura un pueblo que está en la ladera del mar entre dos montañas perfecto para desconectar, estar relajado en una hamaca frente al mar. Así fue como lo hice, sin tener conciencia del día ni de la hora porque es mi tiempo, solo para mí, disfrutando del momento.

 

 

Etapa 5. 31 de julio. Framura – Génova.

Soy el primero en levantarme en el hostel.  Dejé hace un centenar de kilómetros atrás la vía Francígena y aquí no hay peregrinos, solo gente que hace turismo de una forma más económica, pero que no se prepara para largas marchas diarias.

Preparo la mochila, me pongo el maillot, engancho la alforja a la bici y preparo el desayuno para comenzar la quinta etapa que terminará en Génova.

 

Costa preciosa y carretera dura

 

Pensaba que sería una etapa tranquila y relajada, pero pronto me doy cuenta de que no será así. El calor y el terreno costero no es ni parecido al del día anterior, con una carretera poco uniforme con subidas y bajadas, los kilómetros pesan, aunque cada vez más cerca de Génova.

 

 

Después de unas cuantas paradas empiezo a ver carteles de Génova, pero aún está lejos ya que es una de las ciudades más grandes de Italia con un Puerto marítimo muy importante y la capital de la región de Liguria.

 

LLegando a Genova

 

Ya en la ciudad busco el alojamiento que reservé hace días. ¡¡Menuda ciudad!!, todo cuesta arriba.

 

 

Como de costumbre al llegar al alojamiento deseo ducharme. Aprovecho para lavar la ropa y salir a comer. En el restaurante conozco a Federico, camarero y futuro peregrino con el que comparto media tarde visitando la ciudad. ¡Haciendo amigos!!!

 

De Roma a Finisterre

Con Federico en Genova

 

Hoy descansare a todo confort ya que es el primer día después de 5 noches en la que dormiré en una habitación solo.

 

 

 

 

Etapa 6. 1 de agosto. Génova-San Remo.

La peligrosidad del terreno en esta etapa me obliga a empezar a pedalear unos km más adelante sobre las 9 de la mañana, azotando ya el sol como en España. Hoy será mi último día en tierras italianas.

En mi retina han quedado grabados los paisajes, la costa con su agobiante humedad, la experiencia de la generosidad y el temor a la conducción italiana, ¡conducen como locos!

En esta etapa empiezo a amar los túneles, gracias a ellos puedo salvar el desnivel costero.

 

Camino de San Remo I

 

Llegando a San Remo empiezo la odisea del día, no tengo alojamiento, tengo la esperanza de encontrar un albergue, hostel…ante la imposibilidad de encontrar nada acudo a la policía local que me consiguen un hotel. ¡¡Hospitalidad italiana!!

¡Hasta mañana!

 

En San Remo

 

Etapa 7. 2 de agosto. San Remo-Niza.

Esta amaneciendo y suena el despertador en San Remo, empiezo a pedalear en la séptima etapa con la que despedimos a Italia.

 

San Remo

 

A primera hora de la mañana la temperatura es muy agradable avanzando fácilmente bastantes kilómetros, pero no por ello sin deleitarme de sus preciosos pueblos costeros.

Empiezo a ver los primeros carteles de Francia y Montecarlo, 25 kilómetros para a la frontera francesa y en apenas 9 kilómetros llego a la frontera de Mónaco. Permitidme una recomendación: desconectad los datos móviles.

 

En Niza

 

Tras estar pedaleando por sus míticas calles y curvas del circuito de Fórmula 1 de Montecarlo, decido hacer un descanso para disfrutar de un helado enfrente al famoso casino rodeado de sus lujosos coches.

 

 

Saliendo de Mónaco ya directo a Niza empiezo a notar el calor de medio día y aunque hoy es la etapa más corta de apenas 70 kilómetros es una etapa de bastantes horas.

 

 

Ya en Niza pedaleo hacia el hostel que reservé la noche anterior, guardando mi tesoro (bici) bajo llave, hago el registro.

Ahora no se si sabré utilizar mis pies, pero me autorregalo un paseo por la playa con un maravilloso crêpe rememorando mi primera semana, sintiéndome orgulloso de mi objetivo conseguido, sin accidentes, ni averías, con un tiempo excelente y yo físicamente me voy encontrando cada día mejor, aprendiendo que tras 700 km y una media de 10 horas diarias sobre la bici, tomas conciencia de lo que es necesario y lo que no. De no forzar de más.

 

Links en este artículo:

La Spezia

Génova

Mónaco

 

Artículos relacionados en El Viajero Accidental

 

Nota del autor: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

Print Friendly, PDF & Email

About the Author:

Leave A Comment

Hotel Kubrick con Diodati se mueve

Recrea una experiencia Kubrick con Vicente Molina Foix del 1 al 3 de noviembre

Pincha en el botón de abajo para tener más información sobre este fin de semana literario y cinematográfico.

Y no olvides citar nuestra referencia ELVIAJERO