Dando cambolitas: Croacia I, las islas

Dando cambolitas: Croacia I, las islas

Marta y su familia dejan Eslovenia y se adentran en Croacia, que tiene mucho que ver: islas, costa, montañas…

Este es el primero de los dos episodios dedicados al país dálmata, allá vamos…

Despidiendo Eslovenia en tierras kársticas

Aparte de bastante verde, rural y montañosa, Eslovenia es también territorio kárstico. Simas, cuevas y dolinas campan por doquier, especialmente el suroeste del país. La verdad es que en un principio no teníamos muy claro por qué lado salir del país. Casi por todos ellos había sitios que podían ser atractivos, y de entrada nuestra premisa era no tener por qué ir a ver los sitios más turísticos o conocidos (aunque a veces sí lo hagamos).

La cueva más famosa de Eslovenia (y su lugar más visitado), y creo que una de las más de Europa, son las cuevas de Postonja. No teníamos intención de ir, aunque sí nos atraía un castillo cercano, el de Predjama, no para visitarlo por dentro pero sí verlo y la zona. La entrada de cuevas y castillo son casi 30 eurazos y no nos apetece pagar eso….Al final, ni cuevas ni castillo, Noa seguía dormida, y, como nos pasó en otras ocasiones, decidimos seguir haciendo kilómetros aprovechando la coyuntura….y, en este caso, decantándonos por otra zona, pero también en terreno kárstico: Skojcan. Varias personas en Eslovenia nos habían comentado que, aunque las cuevas más conocidas y con afluencia turística eran las de Postonja, le superaban en belleza y espectacularidad las de Skocjan y que realmente era recomendable conocerlas. Así que pensamos que merecía la pena tener en cuenta estos consejos de los locales y hacer una excepción a lo de no visitar atracciones de pago (16 euros en este caso).

 

Skojcan

Cerca de la entrada a las cuevas de Skojcan

 

No es que no sean unas cuevas conocidas, en realidad son súper destacadas y, de hecho, es el único lugar de Eslovenia que ha sido declarado patrimonio mundial de la Unesco. Sólo que entre el turismo extranjero son mucho más conocidas las de Postonja. Supongo que también tendrá que ver bastante con el acceso; a las de Postonja se llega más fácilmente y una vez allí se visitan en un trenecito, por tanto el esfuerzo es inexistente y son aptas para todos los públicos. Al final, en las de Skojcan acabamos haciendo una excursioncilla en toda regla, de unas dos horas y con bastantes subidas y bajadas sólo que…bajo tierra.

El sitio es…¡alucinante!, nos pareció una pasada. Que sea patrimonio de la humanidad y de la convención de Ramsar y no sé cuántas cosas más implica, entre otras muchas cosas, que dentro no se puede hacer fotos, así que no tenemos testimonios gráficos propios, pero añado debajo una foto (del folleto de visita) de uno de los lugares que nos pareció más increíble de la cueva, y es un puente sobre el mega río subterráneo que la recorre, el río Reka, que ha horadado un cañón super espectacular. Pasar por encima de ese puente era una sensación…glups…muy impresionante. Esto aparte de las estalactitas, estalagmitas y demás ornamentación de esta gigantesca y milenaria obra de la naturaleza. También nos reímos mucho porque como Noa, en su mochila, nos oía exclamar de admiración, de vez en cuando nos imitaba y soltaba una especiede “¡uuuauuu, uuuaaau!”. Para ella, la ruta subterránea resultó más o menos bien, y es que eso de tener que parar de vez en cuando a oír una pequeña explicación (ya que la visita es guiada) no le va, lo suyo de la mochila es el movimiento constante. Pero bueno, aparte de unos pocos “¡mamá, mamá, mamá!” para quejarse y hasta una pequeña sesión de teta en esos mundos subterráneos (para añadir a nuestra lista de lugares curiosos de amamantamiento), la cosa no tuvo más contratiempos. ¡Recomendamos sin duda este lugar!

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Aparte de las cuevas de Skocjan, la zona es súper chula, valles rurales, cascadas, castros rocosos, pueblitos, y un ambiente muy agradable. Otoñeando y con cielo azul estaba precioso todo…incluido nuestro curioso lugar de pernocta, un camping-isla que ha formado el río Reka. Una vez dentro, nos pareció que más que un camping al uso era….un enorme lugar en la naturaleza donde pernoctar. Ni parcelitas, ni luces, ni nada….acrecentado por la circunstancia de estar…¡absolutamente para nosotros tooodo ello!-domingo por la tarde de fin de septiembre….- Disfrutamos del lugar, de la tarde, del espacio inmenso y de una noche de silencio casi absoluto….Un buen lugar para despedir este pequeño gran país con mucho que ofrecer. ¡Hasta la vista, Eslovenia!, hemos estado muy a gusto. Pero nosotros seguimos, porque todo fluye y Croacia nos espera y ya casi, casi, olemos el mar….

 

Croacia

 

 

 

Croacia isleña: otok Krk
Empezando octubre…en Croacia

Croacia nos recibió con cielo azul y 26 grados. Por primera vez nos pidieron pasaportes en la frontera, y de aquí a un tiempo nos olvidamos de los euros, ahora nos tocaba pagar en Kunas. Por lo demás, aquí tampoco había “viñeta”como en las autopistas eslovenas-a mí personalmente me parece muy práctica, porque la pagas una vez y luego no tienes que andar parando en peajes…

En nuestras “investigaciones previas”, no nos encontramos con informaciones muy halagüeñas sobre la pernocta autocaravanera libre en Croacia, al menos en ciertos lugares y épocas. Creo que Croacia, hace ya unos cuantos años, debía de ser un sitio bastante menos turístico y permisivo con el turismo libre. Las referencias que encontramos fue que la pernocta de autocaravanas (en tienda siempre puede ser algo más sencillo) fuera de los lugares autorizados (fundamentalmente campings) constituye una “infracción administrativa” y en varios blogs autocaravanistas leímos comentarios al respecto y referencias a multas. ¡Buff! Lo teníamos claro, arriesgarnos tampoco nos apetecía, y mucho menos con Noa.

Pero con esas informaciones, lo que me resultaba sorprendente es ver que muchos campings cierran la temporada relativamente pronto, el último día de septiembre por ejemplo, o bien a principios de octubre (aunque el tiempo en Croacia a esas alturas es muy bueno). En una oficina de turismo pregunté a una chica; “bien, y entonces, si te encuentras viajando fuera de esas fechas, y tienes que parar en algún sitio, y no coincide que sea uno de eses campings de apertura más prolongada, ¿puedes quedarte discretamente en algún lugar adecuado sin molestar a nadie, o bien vas directamente, se me ocurre, al parking de entrada de ese camping cerrado por “fuera de temporada?” Ni lo uno ni lo otro, me respondió. Está prohibida la pernocta fuera de los campings que estén abiertos. ¡Vaya vaya! Otros que están a años luz de los franceses….

Pero algo no me cuadraba porque aquí se veía mucho viajero alemán y jubilados de los que tienen tiempo y bien cómodas autocaravanas….y no creo que huyan todos despavoridos el 30 de septiembre, ¡digo yo!. Mmmm….era pronto para saber, seguro que hay buenos lugares para pernoctar sin problema, poco a poco iríamos viendo y decidiendo….de momento lo teníamos claro, empezar Croacia por su costa y su costa por una de sus islas, de nombre aparentemente impronunciable, la isla de Krk. Y en camping, porque en esta isla sí que sí veíamos muchos carteles de “prohibido”….

 

 

Isla se dice “otok” en croata. Y otok Krk nos gusta mucho, y nos quedamos cinco días. El primer camping está cerca de Krk ciudad, que es una pocholada, con sus murallas y sus callejuelas históricas empedradas y casas color miel.

El camping es uno de esos sitios que creo que si hubiéramos llegado en agosto, me hubiera parecido un horror. Pero a punto de empezar octubre, el sitio es…algo así como paradisíaco. Me habría parecido un horror no porque el sitio lo sea, que es más bien todo lo contrario, sino porque me lo imaginaba plagado de gente, con ese ambiente playero de camping que personalmente no me gusta, en una playa atestada….En cambio, en octubre es un auténtico remanso de paz y lo gozamos. El lugar es super espacioso, verde, integrado en la naturaleza y bien cuidado. Eso de la piscina al borde del mar casi para nosotros solos tiene su aquél… Y llegar y ver que andando a un minuto desde nuestra casita con ruedas accedes a una cala de mar increíblemente transparente hacia el que desciende poco a poco un sol rojizo de crepúsculo perfecto, pues es casi como para que se te salten las lágrimas..¡Felices! Gran momento de baño al atardecer, de aguas preciosas, de olor a mar.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Krk es una isla grande y la siguiente parada la hicimos en el sur, que es muy montañoso y abrupto. Nos gustó Baska, con su playa arenosa, su puerto de aguas turquesas donde Noa podría pasarse las horas viendo “familias de peces”. Mamás peces grandes y nenes peces pequeños…Y muchos, muchos…

Y Stara Baska, en otra esquina del sur, nos gustó aún más y allí nos quedamos. Stara Baska es un mini pueblito de pescadores con aire remoto. Los entretenimientos principales son bañarse en el mar siempre transparente, ver la puesta de sol sobre la vecina isla de Cres, y aquí, también, hacer una serie de rutas de senderismo a las espectaculares montañas calizas que lo rodean. Nos calzamos botas y mochila y venga para arriba, en itinerarios que resultan ser sorprendentemente agrestes. Terreno digno de Picos de Europa, al lado del Adriático. Y grandes vistas con mucho mar a nuestros pies.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

También, Stara Baska debe de ser un buen lugar para comer pescado y marisco de esas aguas tan azules. Nuestra idea era hacer aquí esa comida que veníamos haciendo fuera, hasta ahora, “una vez por país”. Pero subiendo montaña arriba (y si no, no la habríamos visto) vimos, seductora y escondida, lo que parecía una magnífica calita…la decisión fue rápida: “seguro que ningún restaurante supera nuestra comidita en nuestra casita con ruedas y luego darnos un baño de otok-despedida en ese rincón para nosotros solos”…gran acierto…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Contentos, con olor a sal y a mar, con el pelo enredado por el viento marino, y con cielo azul como sus aguas, dejamos Krk, rumbo sur, ahora por terreno costero continental.

¡Adiós, otok de montañas rocosas, retorcidos olivos y grandes crepúsculos!

 

Links en este artículo:

Qué son las dolinas

cuevas de Postonja

cuevas de Skocjan

Isla de Krk

Stara Baska

 

Más cambolitas en El Viajero Accidental:

 

 

 

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”

Print Friendly, PDF & Email

About the Author:

Leave A Comment