Poca gente es conocedora de que en Galicia, concretamente en la provincia de Pontevedra, la villa termal de Mondariz atrajo a visitantes de todo el mundo a principios del siglo XX.

La afirmación no es exagerada ya que a Mondariz se acercaron personalidades procedentes de América y Europa que desembarcaban en el puerto de Vigo. Venían con la intención de visitar la provincias de Pontevedra y A Coruña, con una parada obligada en Mondariz. En las rutas turísticas de aquel entonces se incluía como reclamo Mondariz, sobre todo en las navieras inglesas.

A esta villa acudió el mismísimo Rockefeller, el arzobispo de Westminster, la infanta Isabel de Borbón, el sultán Mulay Hafid, el infante Augusto de Braganza. Y otras personalidades como Isaac Peral, Emilio Castelar, Cabanillas o Emilia Pardo Bazán.

Fuente ABC

Y es que a finales del siglo XIX y principios del siglo XX el potencial del agua como factor terapéutico experimentó un gran auge. En estos años era habitual “ir a tomar las aguas” cuando uno se encontraba mal o estaba achacado de alguna dolencia crónica.

Mondariz ofrecía unas aguas termales de gran valor terapéutico. A ello se sumaban unas instalaciones hoteleras de altísimo nivel. Estaban rodeadas de un bosque privado, un cine teatro y un paseo fluvial precioso.

 

Que Mondariz llegase a ser una villa termal de primer nivel se debe al empeño del médico Sabino Enrique Peinador. Estando destinado en esta pequeña localidad pronto descubrió la riqueza hidromineral de sus aguas.

Se dice que pocos años antes el párroco de la zona se dio cuenta de que en la ribera del río Tea, en el lugar de Troncoso, existía un pequeño manantial conocido como “saidoiro”. Allí acudían los campesinos y pastores cuando tenían heridas en la piel. La mejoría de las heridas era evidente. Dándose la circunstancia de que las aguas salían con numerosas burbujas se pensó que tomadas como bebida también podían ser beneficiosas para dolencias estomacales, intestinales…

Tras un análisis de las propiedades minero-medicinales de las aguas, el cura pidió permiso para proteger el manantial de la crecida del río. Se construyó un pequeño muro y una pequeña arqueta con un caño para poder beber. También es verdad que hay quienes dicen que es erróneo atribuir el origen de la Fuente de Troncoso al párroco de la localidad.

río Tea en Mondariz Balneario

 

Después de eso, el médico Peinador exploró otro manantial en un terreno cercano, en el lugar de Gándara. Viendo que sus aguas eran muy mineralizadas las mandó analizar. Una vez analizadas y dadas sus propiedades consiguió que fueran declaradas de interés público.

Posteriormente decidió comprar la parcela para, en compañía de su hermano Ramón, poner en valor el manantial, vender sus aguas medicinales y construir un complejo termal único.

Mondariz Balneario

 

Lo primero que hizo la compañía creada por los hermanos Peinador fue una pequeña construcción para dar servicio a los agüistas. También se puso una verja de protección para la Fuente de Gándara. Después comenzó a envasar el agua y así consiguió la financiación para levantar una gran villa termal destinada a ser toda una referencia.

Las impresionantes construcciones que se levantaron fueron encargadas a dos arquitectos con gran prestigio, Antonio Palacios (artífice del Palacio de Comunicaciones de Madrid, hoy sede del ayuntamiento) y Jenaro de la Fuente.

Diseño de Palacios para la fuente de Gándara y la embotelladora de aguas, fuente Aguas de Mondariz

Sobre el manantial se realizó un precioso pabellón de granito diseñado por el arquitecto Antonio Palacios. Anexas al mismo se construyeron las instalaciones de la planta embotelladora de agua. Se trata de un templete de estilo clasicista. En su interior unas preciosas escaleras nos conducen a la fuente que borbotea unas aguas ferruginosas. Su acceso es público y es frecuente encontrarse a gente bebiendo en la fuente.

 

¿Os animáis a verlo por dentro? Entrad con nosotros en este vídeo de nuestro canal de YouTube.

 

La villa termal prosperaba y existía una gran demanda de habitaciones donde alojarse. Por ello los hermanos Peinador construyeron el impresionante Gran Hotel Mondariz Balneario. Su diseño corrió a cargo del arquitecto Jenaro de la Fuente. Estamos hablando de un establecimiento de lujo destinado al descanso de la clase alta de la época. Inaugurado en 1899 tenía un comedor con capacidad para 800 comensales, con lujosas y espaciosas habitaciones y con todos los lujos posibles en la época.

En el balneario de Mondariz se organizaban grandes bailes, se practicaban actividades deportivas al aire libre, se disfrutaba de los espectáculos de teatro y de las proyecciones de cine, ya que también se construyó un cine teatro.

Fachada Gran Hotel en Mondariz Balneario

 

El auge de la villa termal fue tal que Mondariz Balneario se segrega del municipio de Mondariz en 1924. Se crea así el municipio más pequeño de toda España con una extensión que apenas supera los dos kilómetros cuadrados. Todo ese esplendor se apagó con el estallido de la Guerra Civil. Después de la contienda los edificios históricos comenzaron a degradarse, a lo que se unió el gran incendio del Gran Hotel en el año 1973.

En los últimos años el capital privado, en ocasiones con ayudas autonómicas, ha recuperado los edificios históricos.

El Gran Hotel ha conservado su espléndida fachada, pero ya no es un hotel sino un edificio de apartamentos de lujo. Los jardines que forman parte del complejo continúan manteniendo el muro y las verjas de entrada del gran hotel pero son de acceso publico.

 

Edificio del Gran Hotel en Mondariz Balneario

 

El edificio de la antigua embotelladora de Aguas de Mondariz se ha convertido en el Palacio del Agua. Es el mayor spa de Galicia.

Tanto los clientes del actual hotel balneario como los visitantes pueden disfrutar de sus instalaciones. Entre ellas encontramos piscinas panorámicas. Hay camas de agua, cuellos de cisne, túnel de chorros, dos saunas celtas… E incluso, en la zona exterior, cuenta con una pequeña piscina de agua caliente y una sauna seca al aire libre.

Palacio del Agua en Mondariz Balneario

 

El actual balneario ocupa las instalaciones de La Baranda. Era el antiguo cine teatro y actualmente es el edificio principal del Hotel Balneario.

El histórico balneario se ha convertido en un gran complejo hotelero. Está integrado por un hotel, el balneario con aplicación de aguas mineromedicinales, el Palacio del Agua-Spa, un campo de golf, un centro de congresos y convenciones y varios restaurantes.

 

Es un hotel de 4 estrellas con 194 habitaciones. Se distribuyen en 3 edificios históricos comunicados entre sí: la antigua embotelladora, el edificio de la Baranda y el Edificio Palacios también conocido como el Hotel Sanatorio porque era la función para la que se había diseñado en un principio.

 

La fuente de Gándara luce en todo su esplendor. La verdad es que solo la fuente de Troncoso permanece en el olvido. Fue objeto de litigio entre los hermanos Peinador y el ayuntamiento de Mondariz ya que ambos se disputaban su propiedad. Ganado el pleito por los hermanos Peinador comenzaron las obras diseñadas por Antonio Palacios.

Se construyó un edificio rectangular (hoy derruido), en cuya planta baja se ubicó el taller de embotellar el agua. En la planta superior se habilitó una vivienda para el administrador. Anexa a este edificio se construye una marquesina sobre el manantial quedando así en el interior de la construcción. Se encuentra en una planta inferior al suelo rasante y se accede por unas escalinatas curvas.

La fuente está protegida por una reja perimetral que cuenta con dos puertas de acceso. Dispone de una balconada volada sobre el río Tea que posibilita unas preciosas vistas. Este conjunto se encuentra en estado ruinoso. Llama la atención el hecho de que sea el único edificio histórico de Mondariz Balneario que se encuentra en estas condiciones.

 

Hoy Mondariz Balneario es una localidad muy cuidada. Este municipio pertenece al geodestino Condado Paradanta. El concepto de geodestino se crea con la Ley de Turismo de Galicia de octubre de 2011. Procede del concepto de geoturismo. Su objetivo es potenciar las cualidades y características de los territorios. En Galicia se han creado diversos geodestinos que se delimitan por zonas en las que se combinan la singularidad, historia y valor patrimonial.

Mondariz Balneario rezuma historia y desde luego merece una visita. Nos cuentan que todavía hoy continúa la tradición de pasear las aguas. Durante nuestra estancia pudimos ver gente rellenando su botella con agua de la fuente de A Gandara. A continuación pasean hasta la fuente de Troncoso para hacer lo propio. Es un precioso paseo de 800 metros en un entorno de ensueño.

¡Y todo lo que te hemos contado lo puedes encontrar en el municipio más pequeño de toda Galicia, en Mondariz Balneario!

¡Anímate a comprobarlo!

 

Nota de la autora: “No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo. No tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente”.

 

OTRAS PUBLICACIONES SOBRE EL GEODESTINO CONDADO PARADANTA: 

 

Print Friendly, PDF & Email