¿Te ha sucedido alguna vez que yendo hacia un destino te has encontrado de repente con una sorpresa espectacular con la que no contabas y que merece tanto la pena como el destino en sí? En mi caso recuerdo especialmente dos ocasiones.

Una de ellas yendo hacia Cádiz, camino de Trujillo me sorpendí al encontrarme con el Parque Nacional de Monfragüe que es toda una maravilla. La otra fue dirigiéndome a la Cueva de Valporquero en el norte de León cuando de repente te encuentras con las Hoces de Vegacervera. De esta zona es de la que os voy a hablar hoy en este artículo que forma parte de una colaboración de varios miembros de Radio Viajera con TurisLeon.com. Para esta misma campaña que lleva por nombre León en podcast hemos elaborado también este podcast:

Vamos a recorrer varios lugares de la Montaña Central Leonesa porque es una zona que bien merece una escapada, sin lugar a dudas. La Montaña Central Leonesa abarca dos espacios considerados Reserva de la Biosfera: el Alto Bernesga y Los Argüellos. En este artículo nos vamos a centrar en la zona de Los Argüellos porque allí es donde se encuentran las joyas de las que os vamos a hablar.

 

Los Argüellos es una de las comarcas históricas más tradicionales de León. Surge de la unión de los valles que ven nacer a los ríos Bernesga, Curueño y Torío, tres ríos fundamentales en la montaña y en la historia leonesas. Nos encontramos en el norte de la provincia de León, en su parte central, en el límite con Asturias.

La comarca de Los Argüellos está formada por 3 municipios: Vegacervera, Valdelugueros y Cármenes. La Reserva de la Biosfera fue declarada por la UNESCO en 2005 por la importancia de la fauna y la flora cantábrica que posee y por las peculiares formaciones geológicas que forman impresionantes cuevas como la de Valporquero, increíbles hoces como las de Vegacervera o Valdeteja y barrancos profundos, fruto todo ello de los procesos geológicos de la Cordillera Cantábrica.

Empezamos adentrándonos en las Hoces de Vegacervera por la LE-315. Como os decía la primera vez las contemplé por casualidad, y no imaginaba entonces que algún tiempo después por guiños de la vida las disfrutaría y me empaparía a menudo de ellas durante varios años.

Antes de nada explicaremos qué es una hoz para quienes desconozcan este tipo de formación. Una hoz se forma por la erosión de un río sobre la roca. Es un valle estrecho con una curva descrita por el curso de un río. En el caso de las Hoces de Vegacervera, el cauce del río Torío es muy sinuoso por lo que conduces por una carretera con numerosas curvas atravesando un valle estrecho con paredes casi verticales que superan los 100 metros de altura. Es un paisaje espectacular que es el resultado del paciente trabajo del agua contra la roca y que ha conformado uno de los Espacios Naturales más notables de la Cordillera Cantábrica Leonesa. Nos encontramos marmitas de gigante, dolinas, torcas, sumideros… todos ellos fenómenos asociados a la disolución superficial del material calcáreo.

Las Hoces de Vegacervera son para la gente de la zona toda una seña de identidad y no nos extraña en absoluto porque conforman un paisaje excepcional. Es un entorno de una belleza incomparable en el que encontramos bosques de hayas y robles, enebros e incluso sauces y álamos al fondo del valle.

 

Después de atravesar las Hoces de Vegacervera llegamos a Valporquero, una de las pedanías del municipio de Vegacervera. Valporquero se encuentra a una altitud de 1400 metros en la ladera oeste del río, prácticamente sobre las hoces podríamos decir. Atesora un espectacular mundo subterráneo plagado de cuevas y galerías, resultado de la erosión kárstica de la caliza.

La Cueva de Valporquero se formó en el Pleistoceno cuando las aguas del arroyo de Valporquero empezaron a erosionar la roca caliza y a formar miles de estalactitas, estalagmitas y columnas.

Es impresionante desde el inicio del recorrido porque la propia boca de la cueva por la que se entra te deja ya boquiabierto.

 

Una vez dentro todas sus salas y galerías merecen la pena. Quizá la galería bautizada como “La Gran Vía” es de la más impresionantes por sus dimensiones. Es una galería en la que los estratos calizos se disponen en sentido vertical quedando en el medio un pasillo estrecho con 200 metros de largo y 30 metros de altura.

 

Resultan igualmente impresionantes la Sala de las Hadas, la Sala Maravillas, la Gran Rotonda, la Sala Pequeñas Maravillas… vamos encontrando formas caprichosas como El Fantasma, la Columna Solitaria y muchas otras.

La Sala Maravillas está plagada de estalactitas puntiagudas que lo saturan todo y simulan una catarata de color. La Gran Rotonda es la mayor de las salas que en época de lluvias es atravesada por el río y sus paredes forman una gran cúpula de 20 metros de altura. En la Sala Pequeñas Maravillas disfrutaremos formaciones como La Torre de Pisa, las Gemelas o la Virgen con el Niño. Y no podemos olvidarnos tampoco del Cementerio Estalactítico con su suelo repleto de estalactitas y estalagmitas.

 

Una vez fuera no debéis perderos las vistas desde la Atalaya de Valporquero. Está perfectamente indicada desde el pueblo. Tras subir unas escaleras os asomaréis a una balconada desde la que se contemplan unas magníficas vistas del pueblo de Valporquero de Torío, de todo el valle que trabaja el río, del pueblo de Felmín al fondo del valle y de los altos picos de la Cordillera Cantábrica en el límite entre León y Asturias. En fin, una visita obligada si vais a Valporquero.

 

 

En Los Argüellos tenemos que hablar también de senderismo. Destacamos 2 rutas.

La primera sale de Valporquero y asciende a los puertos de de la localidad de Valle de Vegacervera a donde llega después de atravesar pastos. En Valle de Vegacervera encontraremos una iglesia con reminiscencias románicas. Desde allí sigue el trayecto por detrás del cementerio para llevarnos a Coladilla. Una vez que hemos pasado Coladilla subiremos de nuevo a los puertos. Después avanzaremos ya de regreso a Valporquero, porque se trata de una ruta circular. Son unos 11 km de distancia, con un desnivel de 280 metros y que nos llevará unas 4 horas.

La otra ruta que os proponemos es la de Los Sierros Negros y El Cardayal. Empezaremos a caminar en Vegacervera dirigiéndonos hacia la collada que separa Los Sierros Negros y los montes del Cardayal, atravesando el valle de Berdaya donde hubo antiguamente explotaciones carboníferas, poblados medievales y castros prerromanos como el de Retuerta. Durante el recorrido iremos disfrutando de impresionantes panorámicas del valle del río Torío. Se trata también de una ruta circular y la vuelta hacia Vegacervera la haremos por una senda de pescadores acompañados del sonido del agua y disfrutando de la flora y la avifauna típica de las riberas altas de montaña de la Cordillera Cantábrica Leonesa. Nos llevará unas 2 horas para recorrer 5 km y es apta para todos los públicos porque el desnivel es sólo de 120 metros.

 

En El Viajero Accidental siempre nos gusta hacer alguna recomendación gastronómica y después de una buena caminata creemos que es lo que se tercia. Así que ahí va alguna… No olvidéis probar los embutidos de la zona de Los Argüellos. El clima seco y frío de la Montaña Central Leonesa propicia unos salchichones, lomos, embutidos… ¡que se me hace la boca agua y me saltan los lagrimones cuando los recuerdo!

 

Otra sugerencia es que apuntéis en vuestras agendas el segundo fin de semana de noviembre. Vegacervera es la cuna de la cecina de chivo y le dedica una fiesta. La Feria de la Cecina de Chivo se celebra cada año el segundo domingo de noviembre para potenciar este manjar que no es demasiado conocido fuera de León, a diferencia de la cecina de vacuno por todos conocida. Hay 3 ingredientes imprescindibles: buena carne de caprino de al menos 3 años de edad, leña de roble para ahumarla y el frío seco de la montaña. Si no conocéis la cecina de chivo ni su fiesta os recomiendo por experiencia que os acerquéis a conocerla. No os vais a arrepentir por la fiesta gastronómica en sí y por el entorno en el que se celebra.

Son 2 días de fiesta. La celebración comienza el sábado con la diana del chivo en la que se reparte orujo y pastas para hacer entrar en calor a los más madrugadores. A las 11:00 de la mañana se abre la carpa de la feria y a las 12:00 desfila el pasacalles del chivo que va repartiendo bollos preñaos con longaniza de chivo y vino de la bota. La jornada del sábado se cierra en la tarde-noche con una degustación de las singulares sopas de chivo.

El domingo es el día grande y a las 10.30 de la mañana el pasacalles recorre las calles del pueblo. A las 11.30 comienza la degustación de cecina de chivo, longaniza, morcilla, pan y vino… y comienza el disfrute de estos manjares.

 

No quiero finalizar este artículo sin haceros una recomendación más si visitáis esta zona en fechas cercanas a Navidad. Hay una tradición que me parece muy bonita y que creo que os sorprenderá: el ramo leonés. Nos parece tan interesante que le hemos dedicado ya un artículo en nuestra web:

Creo que con todo lo que os hemos contado sobran los motivos. Ya tenéis excusas para hacer una escapada a Los Argüellos en la Montaña Central Leonesa.

¡Nos vemos en León!

 

Print Friendly, PDF & Email