Viajes virtuales de la cuarentena – Diarios de la cuarentena

La semana que viene tenía planeado un viaje que, aunque un tanto agridulce, me apetecía sobremanera. Mi padre murió el día 28 de enero, y su última voluntad fue que esparcieran sus cenizas en el pueblo en el que nació en Cantabria un buen día de abril de 1935. Así que mi intención era recorrer el trayecto de Edimburgo a Cantabria en tren, un glorioso y relajado viaje en el que haría parada en Bayona para descubrir las maravillas del país vasco-francés.